María de Villota permanece viva un año después de su muerte

Un año después de que María de Villota falleciese en la habitación de un hotel en Sevilla por causas "absolutamente naturales", su padres y diferentes personalidades del automovilismo han querido recordarla a través de las redes sociales.

Este 11 de octubre se cumplía un año del fallecimiento de María de Villota, una persona que se enfrentó a la vida y sobre todo a los obstáculos que ésta le puso en su camino, ya que como ella misma decía en uno de los pasajes de su libro ''La vida es un regalo'': “Un día te das cuenta de que vivías dormido, pasabas aciegas y sentías a medias. Si un accidente no ha parado en seco tu vida, vive soñando, pasea observando y ama apostando".

Publicidad

Ahora, un año después de que la piloto falleciese, su padre, Emilio de Villota, y el sector del automovilismo la han querido recordar a través de las redes sociales. Durante este pasado fin de semana han sido muchas las personas que han querido mostar su apoyo y cariño a la familia. Y ha sido el propio Emilio de Villota, padre de la joven, el que ha estado pendiente de todos los mensajes e incluso ha interactuado con los usuarios, retuiteando algunos como éste: "Un abrazo muy fuerte para toda la familia. Y una sonrisa como la que nunca perderé gracias a ella".

Lo más popular

La muerte de María de Villota no sólo conmocionó al mundo de las cuatro ruedas, sino a todos aquellos que como ella han luchado contra las adversidades. María no sólo fue la primera mujer española que consiguió pilotar un Fórmula 1, también fue un ejemplo de superación, antes y después de que la piloto chocase, el fatídico 3 de julio de 2012, contra un camión de su equipo y perdiera el ojo derecho además de otras graves lesiones, que finalmente le costaron la vida. Desde ese momento su lucha fue aún más fuerte, quería transmitir a todo el mundo sus ganas de vivir y la fortuna que tenemos de estar vivos: “Deseo que, sin pasar por un accidente como el mío, podáis sentir la alegría de estar vivos y disfrutar del regalo de la vida”, escribía en su libro.

Durante esa carrera María de Villota encontró el amor en Rodrigo García Millán, un apuesto joven que estuvo con ella en todo momento. La pareja contraía matrimonio a finales de julio de 2013 en Santander, poco después de que Rodrigo se arrodillase frente a María para pedirle su mano. Tres meses después de que la felicidad colmase la vida de María de Villota, el destino quiso que abandonase este mundo.