Francisco, en el banquillo

El cantante ha acudido al juicio en el que está acusado de un presunto delito de estafa en la compra de un coche de lujo.

El cantante Francisco está viviendo unm delicado momento. Este miércoles 16 de enero se sentó en el banquillo de los ausados de la Audiencia de Alicante por un presunto delito de estafa de 80.000 euros en la compra de un coche de lujo, un Maseratti, que adquirió hace nueve años al empresario inmobiliario Andrés Ballester. 

Según el cantante, él nunca tuvo intención de engañar al empresario sino que fue la crisis en el sector de la construcción lo que impidió cumplir el pago, ya que habían acordado que abonaría el vehículo con cargo a las comisiones que iba a percibir por mediar en la venta de viviendas del constructor.

Publicidad

El asunto se enreda todavía más porque un año después de haber adquirido y firmado el acuerdo para el pago del Maserati; en 2005, el cantante vendió el coche y un Mercedes de su propiedad a cambio de otro lujoso vehículo, un Bentley valorado en 150.000 euros.

El fiscal solicita tres años y seis meses de prisión para el artista.