Miguel Boyer reaparece muy recuperado junto a Isabel Preysler

"He tenido suerte, mucha suerte. Gracias a mi mujer me he salvado" ha confesado Miguel Boyer, que ha posado feliz junto a su esposa en su residencia madrileña.

Lo más popular

El pasado 28 de febrero cambió la vida para Miguel Boyer. El exministro de Economía del Gobierno de Felipe González sufría entonces una hemorragia cerebral que finalmente ha superado con la ayuda y el apoyo de su familia, en especial de su esposa desde hace 27 años, Isabel Preysler, que no se ha separado en este tiempo de él y ha sido su mayor apoyo en estos largos meses.

Miguel Boyer e Isabel Preysler recibieron a Efe en el porche de su residencia, en una exclusiva urbanización de Madrid, este 31 de julio, en la que ha sido la reaparición pública del expolítico, en la que ha mostrado su asombrosa recuperación.

Publicidad

Muy tranquilo y sonriente, Boyer afirmaba que "He tenido suerte, mucha suerte", y destacaba el gran apoyo y cariño que le ha dado Isabel en este tiempo, algo que ha sido fundamenal para superar su enfermedad: "Gracias a mi mujer me he salvado", afirmaba conmovido.

Actualmente, Miguel Boyer se encuentra en pleno proceso de recuperación, que transcurre con éxito ya que camina sólo, sin ayuda de muletas o bastón, aunque el trabajo de médicos y especialistas aún tiene que añadir seguridad y estabilidad a su andar. El marido de Isabel Preysler es atendido por un equipo de fisioterapeutas, neuropsicólogos y logopedas el centro del grupo Lescer, donde acude a las oportunas sesiones. No para desde las 9 de la mañana hasta las 7 de la tarde de lunes a sábado. "Sólo descanso el domingo, pero estoy encantado", afirma el esposo de Isabel Preysler.

Lo más popular

"Me encuentro muy bien", insiste el ex ministro que en casa, en un esfuerzo más por acelerar su rehabilitación, nada todos los días en la espléndida piscina que tienen en el jardín de su residencia. "Soy el que más nada de toda la familia", añade divertido el exministro. 

"La vida te puede cambiar en cuestión de segundos", reflexiona Isabel Preysler, pendiente de que su esposo salga bien y sonriente en las fotos. Para ella estos meses han sido muy duros y, aunque ha vivido momentos de desesperanza, contaba que al final "se encuentran las fuerzas. Siempre puedes, aunque creas al principio que no vas a poder con ello".

Isabel recordaba también una anécdota y es que al recobrar Boyer la consciencia en la UCI, daba las gracias a las enfermeras "en inglés, y eso que si hay un idioma que domina a la perfección es el francés". Entre sonrisas y muy emocinada, comentaba también lo importante que es el sentido del humor para afrontar un momento como el que ha vivido en los últimos meses: "Es una buena herramienta  para encarar y superar una situación como ésta".

Sigue la actualidad y no tendrá vacaciones
Pese a que dedica casi todo su tiempo a la rehabilitación, Miguel Boyer sigue estando muy al día en lo que pasa en el mundo, especialmente en nuestro país. "España logrará superar la situación en dos o tres años", afirma. Isabel explica que su esposo "está muy al tanto de lo que ocurre, de lo que está pasando" ya que todas las mañanas, después del desayuno, hojea los periódicos.

En cuanto al verano, Isabel Preysler desvalaba que este año no viajarán y se quedarán en casa: "Miguel no puede interrumpir la rehabilitación".