Los verdaderos problemas de José Fernando

El hijo adoptivo de José Ortega Cano y la fallecida Rocío Jurado, ingresado en la Clínica López Íbor, ha superado su adicción a las drogas pero sufre una seria falta de cariño, sumado a una grave dislexia.

Mientras su hermana Gloria Camila sigue con su vida y su padre continúa en prisión, José Fernando continúa ingresado en la Clínica López Ibor de Madrid. La recuperación del joven evoluciona, según fuentes del centro hospitalario, poco a poco

Por una parte, estas fuentes señalan que el hijo de Ortega Cano, de 21 años, ha superado ya su adicción a las drogas que consumía. Pero al parecer éste no es el mayor problema del hermano de Gloria Camila: José Fernando sufre una seria falta de cariño y atención, sumado a una grave dislexia.

Publicidad

El niño llegó a España, procedente de Colombia, con seis años, y aunque fue adoptado por Rocío Jurado y José Ortega Cano, que intentaron darle todo el cuidado y cariño de unos padres, el pequeño se acordaba perfectamente de su madre. Al parecer, desde hace más de tres años, esta mujer se ha puesto en contacto con sus hijos biológicos y esto ha desestabilizado muchísimo al chico.

Para José Fernando, la persona más importante en su vida es su hermana, a la que considera, prácticamente, su única familia, aunque últimamente intenta abrir su corazón hacia su padre, José Ortega Cano, con el que ha tenido una relación muy difícil desde siempre. Sin embargo, con la que no mantiene relación es con Rocío Carrasco