Sonia Ferrer, obligada a compartir la custodia de su hija

Marco Vricella le ha ganado la batalla a su exmujer, Sonia Ferrer, y la custodia de su hija Laura será compartida. Gran varapalo para la presentadora que hasta ahora la mantenía completa. Además la jueza no ha aceptado sus condiciones económicas.

Este miércoles el Juzgado de San Lorenzo de El Escorial, en Madrid, ha dictado sentencia en relación con el proceso de divorcio que enfrentó al cirujano y la presentadora en los tribunales. Finalmente, la jueza se ha mostrado de acuerdo con la propuesta de Vricella y ha decidido que la custodia de la hija de ambos, Laura, sea compartida: pasará una semana con cada uno de los progenitores de jueves a jueves.

Publicidad

La sentencia será efectiva a partir de la semana que viene. A pesar de tener que compartir los gastos, el cirujano italiano pidió expresamente a la jueza hacerse cargo de los 700 euros que cuesta el colegio privado de su hija para evitar que su educación se vea afectada por temas económicos, algo a lo que ha accedido la magistrada.

Hace un año, en el primer acto que dictó el juez, la custodia provisional era para Sonia. La niña viviría con ella en el domicilio conyugal y pasaría los fines de semana alternos y un día entre semana con su padre. Ahora con la sentencia definitiva, la custodia y los gastos de manutención serán compartidos.

Lo más popular

Sin lugar a dudas, un duro golpe para Sonia Ferrer, quien ya dio muestras a las salidas del juicio de que la cosa no pintaba bien para ella. A la presentadora se la pudo ver llorando en el parking donde tenía aparcado el vehículo. La pareja de Álvaro Muñoz Escassi solicitaba una pensión compensatoria de 2.000 euros durante cuatro años, quedarse con el vehículo de gama media que conduce y una pensión alimenticia de 1.400 euros al mes para su hija. Pretensiones económicas a las que la jueza no ha accedido a pesar de que la presentadora argumentara en el juicio que su nivel de vida había bajado considerablemente.

A pesar de este difícil trago, Sonia Ferrer tiene un plazo de unos días para recurrir la sentencia, algo que todavía no ha decidido si lo va a hacer.