Iker admite que para Sara Carbonero no ha sido fácil ser su novia

El portero concedió una entrevista al programa 'El partido de las doce', de la Cope, en la que habló sobre su vida profesional y personal, incluyendo su relación con la periodista y la llegada al mundo de su hijo, Martín.

Lo más popular

Por primera vez desde que Iker y Sara comenzaran su relación, hace ya casi cinco años, el portero del Real Madrid ha hablado públicamente sobre su relación con la periodista. En una entrevista concedida al programa radiofónico 'El partido de las doce', Iker no pudo evitar hacer referencia a algunos temas relacionados directamente con su vida personal. 

Según Casillas, su novia ha tenido alguna que otra dificultad a nivel profesional por el hecho de ser ella periodista y él portero del Real Madrid. “Sara se lo ha currado para llegar a donde está. No ha sido fácil ser mi novia y periodista”, afirmó.

Publicidad

El guardameta habló de los problemas que vivió el año pasado a causa de varias lesiones que le afectaron directamente sobre el terreno de juego. "A Sara y a mi nos ha costado superar ciertos momentos”, confesó.

Como no podía ser de otra manera, Casillas también tuvo palabras para su hijo Martín, que el pasado 3 de enero cumplió su primer añito. A la pregunta de si el pequeño seguirá sus pasos, Iker afirmó que el niño "tiene buenas piernas" y que aún es pronto para saber qué camino elegirá seguir, pero que lo único importante es "que sea buena persona".

Lo más popular

En un momento de la entrevista, Iker tuvo la oportunidad de escuchar las voces de varias personar de su entorno profesional y personal. Las que más le emocionaron fueron la de Sara, y las risas de Martín. "Este es un demonio, es un trasto", dijo entre risas. “Tenemos la suerte de tener un peque muy simpático que siempre está contento, alegre, feliz, ojalá que esté siempre así. Siempre se está riendo y cualquier cosa que le haces es motivo de alegría”, añadió.

La llegada de Martín ha cambiado la vida de la pareja para bien, y el pequeño se ha convertido en el mayor consuelo de Iker en sus momentos difíciles. "A mí me ayudó a superar una situación. La mirada de mi hijo me cambió la perspectiva de muchas cosas. Antes, cuando perdías un partido, estabas fastidiado, pero ahora cuando llegas a casa y ves la forma que tiene de dormir la criaturita, se te pasa un poco todo", confesó.

Iker Casillas tiene contrato con el Real Madrid hasta que cumpla los 36 años y le encantaría continuar después. El portero confesó que se reunió en varias ocasiones con Mourinho y la junta directiva, porque pensó en irse. Adelantó también que tiene pensado dejar la selección tras la Eurocopa.