Ángel Antonio Herrera: "Bar Refaeli se merece un poema"

Su octavo libro de poesía viene con un premio de los importantes. Es, en palabras de su autor, un homenaje al lenguaje y un paseo por las emociones extremas.

Lo más popular

De 'La rosa y el látigo', su sección semanal en esta revista, ha pasado a “El piano del pirómano” (Calambur), su último poemario y, sobre todo, un premio importante a su carrera como escritor.

Ángel Antonio Herrera ha obtenido con este título el prestigioso Barcarola en su XXIX edición, un galardón internacional de poesía. Para Herrera, que lleva ya siete títulos a su espalda, “un premio es un estímulo. Gusta saber que algunos buenos autores, que además son lectores que componen un jurado, coinciden en que no lo haces mal del todo”.  

Publicidad

Alargar la juventud
Escribir esta obra le ha supuesto un año largo. “En un libro de versos siempre se invierte la vida entera, sólo que se tarda un rato en escribirlo”, ironiza. De su título no se queda ni con el fuego ni con la orquesta. “Yo creo que los verdaderos poemas son incendios de muchas cosas, empezando por el lenguaje e incluyendo la música”. Como buen cronista social cree que no todos los personajes de su mundo tienen el mismo verso: “Por ejemplo, Bar Refaeli, como toda belleza inexplicable, admite poesía y la merece, incluso”. 

Lo más popular

A punto de cumplir los 50 no se plantea retos concretos. “Estoy alargando los últimos ratos de mi juventud. La calidad de la vida es no preparar mucho la vida”.

-Un libro para la noche y otro para el día. 
-“Residencia en la tierra”, de Neruda, y “Poeta en Nueva York”, de Lorca. Con ellos se comprueba que la poesía no es cursilería.

-¿Y dos autores de hoy?
-Caballero Bonald y Pere Gimferrer.

-¿Qué hay sobre tu escritorio?
-Un “Mac”. Es mi piano.

-¿Qué paisaje te inspira más? 
-Parece tópico, pero el interior.

-¿Te has planteado escribir novela?
-No tengo facultades de narrador. Mi antena del mundo es lírica, metafórica.

-¿Ves a nuestros Reyes buenos lectores?
-Los veo ocupados, muy ocupados

-Y Podemos... ¿llenará las librerías?
-Por desgracia, nadie llena ya las librerías.

Entre la noche y la tristeza

Admite el autor que este libro, primer premio del XXIX certamen internacional de poesía Barcarola, es de vocación nocturna, como él,  y raya la tristeza y la melancolía. “La alegría es poco poética”, concluye.