Condenada una profesora de guardería a 4 años de cárcel por maltrato

Unas escalofriantes imágenes, grabadas por las cámaras de seguridad de una guardería de Gironella, en Barcelona, muestran cómo una profesora inmoviliza a uno de los niños en el suelo y le obliga a comer, y cómo a otro lo mete en un saco de dormir al revés.

Lo más popular

Los hechos ocurrieron en noviembre de 2011 pero el vídeo no se ha hecho público hasta ahora. Éste muestra los maltratos que Esther S. B., una técnica de educación infantil de la Escuela Anuncia de Gironella, en Barcelona, cometió con dos bebés de tan sólo un año.

En el vídeo, clave para condenar a la docente, se observa cómo el 14 de noviembre de 2011 esta profesora de guardería tira al suelo a uno de los menores de forma violenta, le coloca boca arriba y le inmoviliza las manos y los pies para obligarle a tragar la comida. Cuatro días después, el 18 de noviembre, esta misma docente cogió a otro de sus alumnos -también de un año- y lo metió al revés en un saco de dormir -es decir, con la cabeza en la zona de los pies- y lo inmovilizó durante un buen rato, sentándose encima para que no pudiera salir.

Publicidad

Estos dos actos de violencia contra menores fueron observados por una de las trabajadoras de la guardería infantil, Montserrat G. C., que según ha dictaminado la jueza del caso -y  tal y como se puede observar en las grabaciones de la cámara de seguridad- no hizo nada para evitar el comportamiento de su compañera.

En su defensa, la auxiliar que cometió los maltratos argumentó que su comportamiento fue "poco adecuado" pero en ningún caso constitutivo de delito. También intentó que se desestimara la prueba de la grabación ya que la cámara no tenía permiso legal. Sin embargo, estos argumentos de la maestra de guardería de Gironella no han sido suficientes para el Juzgado Penal número 1 de Manresa (Barcelona), que la ha condenado a cuatro años de prisión por maltratar a los dos niños de un año, a cuyas familias deberá indemnizar con un total de 90.000 euros (25.000 euros para cada niño y 10.000 para cada uno de los padres) y una inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión. Además, se condena a la otra profesora del centro -que observó y no denunció los actos- a once meses de prisión por cómplice de dos delitos contra la integridad moral.

Lo más popular

Si quieres ver el vídeo completo, pincha aquí.