Carmen Lomana niega haberse quedado sin la herencia de su madre

La exconcursante de 'Supervivientes' ha calificado de falsa la noticia que dio 'Sálvame' sobre la apertura del testamento de su madre, fallecida el pasado 15 de junio, en el que habría quedado fuera. Según ha manifestado ella misma a DIEZ MINUTOS, el documento del que se habló en el programa citado corresponde a las últimas voluntades de Fefa y no tiene ningún valor legal. Está hecho por ordenador y no a mano.

Lo más popular

Según el programa 'Sálvame' Carmen Lomana no aparece en el testamento de su madre, María Josefa Gutiérrez-García 'Fefa', fallecida en la madrugada del pasado 15 de junio, tan sólo 12 días después de que su hija abandonara 'Supervivientes'. Sin embargo, la propia Carmen Lomana ha desmentido a DIEZ MINUTOS esta información, que califica como una manipulación de su hermano Rafa, con el que ella y sus otros hermanos, Carlos y María José, no se hablan desde hace seis años, recuerda Carmen.

Publicidad

“El papel del que se habla no es el testamento, que aún no se ha abierto, sino las últimas voluntades de mi madre, que tienen que ver con el reparto de enseres, muebles o joyas y que no es válido porque sólo va firmado en la última página y no en todas, como debe ser, y además está hecho por ordenador, cuando debería ser ológrafo (hecho a mano). Y dice que el ordenador con el que se elaboró “es el de mi hermano Rafa”, ha aclarado a esta revista.

Lo más popular

Carmen señala que además “yo no quiero ni joyas ni nada, que se lo quede todo Rafa porque yo tengo para dar y tomar. Lo que me duele es que esté aprovechando la muerte de mi madre para desprestigiarme a mí y a mis otros dos hermanos”.

La 'socialité' cuenta también que este papel no se ha hecho ante notario y demuestra “claramente el afán manipulador de mi hermano Rafa”. La última vez que Carmen y Rafa se encontraron fue en el entierro de su madre, en León, que falleció al poco de regresar la primera de Honduras. Y casi ni se miraron. “Yo, por educación le dije hola y le pregunté cómo estaba cuando lo vi, pero él ni me respondió. Sí fue a saludar a mis otros hermanos, y ellos, también por educación, le respondieron Hola".

Recuerda Carmen que su familia “son mis hermanos Carlos y María José y mis sobrinas y que ninguno de ellos entiende porque Rafa dejó de hablarnos hace seis años”. Pero “estamos tan desesperados con esta situación que yo tengo que hablar. Mis hermanos no están en este mundo y aún es peor para ellos”.