Mario Vargas Llosa lo deja todo por Isabel Preysler

El escritor, que tenía una cita cultural con la Fundación Internacional para la Libertad, dio plantón a los asistentes para estar con su pareja.

Lo más popular

Mario Vargas Llosa está loco por Isabel Preysler. El Premio Nobel quiere cuidar su relación con la reina de corazones desde el primer momento, por eso es capaz de dejar plantados a todos en un cocktail por estar con Isabel en su chalet en Puerta del Hierro, Madrid.

El escritor estaba citado el miércoles 1 de julio en el Nuevo Club de la calle Cedaceros de Madrid como anfitrión y presidente de la Fundación Internacional para la Libertad, sin embargo, acabó dando plantón a los presentes. Excusado por su hijo mayor, Álvaro Vargas Llosa, Mario prefirió pasar la tarde en casa de Preysler.

Publicidad

Las palabras de su hijo no fueron suficientes para los invitados a la conferencia, que quedaron decepcionados con su sonada e inesperada ausencia. No eran más de cincuenta las personas que le esperaban, sin embargo, algunos de éstos habrían viajado desde Francia, Venezuela, Cuba o Chile para escuchar al Nobel de Literatura.

Álvaro Vargas Llosa, primogénito del Nobel, es el único de los hijos que ha apoyado a su padre públicamente y con quien se dejaba ver este jueves día 2 yendo a una conferencia en Casa América. Aunque Álvaro también ha mostrado, junto a sus hermanos Gonzalo y Morgana, gran cariño hacia su madre, Patricia Llosa, con quien almorzaba el pasado fin de semana en Madrid mientras su padre viajaba con Isabel Preysler a Lisboa.

Lo más popular

Vargas Llosa siempre acudía al acto al que dio plantón junto a su mujer, y quizá su ausencia pudo deberse a su reciente ruptura y a la tensa situación familiar que atraviesa. Otros apuntan a que su cita anterior en la Universidad Complutense de Madrid -en la imagen- con motivo de la apertura de los Cursos de Verano en San Lorenzo del Escorial le impidió llegar a tiempo.

Lo cierto es que ni puntual ni más tarde de lo previsto hizo acto de presencia el escritor, que se refugió en casa de su novia para terminar el día, según la periodista Paloma Barrientos.