Rafa Mateo, hermano del ganador de 'Supervivientes', pasa la noche en el calabozo

El hermano de Christopher, ganador sorpresa de esta edición del concurso, ha pasado la noche en el calabozo de los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid después de ser detenido por ''un problemilla', algo por lo que tenía que declarar, ha explicado. Cuando la policía paró su coche a las seis de la mañana, tras la fiesta por la victoria de su hermano, vio que el vehículo tenía una notificación por apropiación indebida. 

Después de que Christopher Mateo se alzase por sorpresa como ganador de la última edición de 'Supervivientes', su hermano Rafa y unos cuantos amigos y concursantes salieron a celebrar su victoria por la capital.

Tras disfrutar de una agradable velada con sus compañeros de programa y sus amigos, a los hermanos Mateo les esperaba una desagradable sorpresa a la salida de la discoteca. Alrededor de las seis de la mañana, cuando se disponían a volver al hotel, la policía les dio el alto y cuando fueron a revisar los papeles del vehículo los agentes de policía vieron algo extraño. Según ha contado el periodista Antonio Rossi, las autoridades  descubrieron que el coche estaba sin seguro y le pidieron la documentación. Realizadas las comprobaciones pertinentes, descubrieron que el vehículo tenía una notificación de un juzgado de Benidorm por apropiación indebida.

Publicidad

Tras pasar la noche en el calabozo, Rafa Mateo, conocido por su participación en el programa '¿Quién quiere casarse con mi hijo?', ha sido puesto en libertad y ha aclarado los motivos de su detención. El joven ha insistido que ha sido detenido por un pequeño ''problemilla'', por algo que tenía que declarar, pero que no había nada más, que de todas maneras sería su abogado quien diese las explicaciones pertinentes. Rafa, cansado después de dormir en el calabozo, no ha querido dar más explicaciones a la prensa, salvo que no era la primera vez que le detenían y que en ningún momento le chafó la fiesta a su hermano, puesto que cuando le detuvieron la celebración ya había acabado.