Isabel Pantoja consigue su tercer permiso penitenciario extraordinaro

El cuerpo de la tonadillera está reaccionando bien ante la medicación establecida, pero los niveles de glucosa aún no son los correctos, por lo que no se han estabilizado. Aún necesita más días para saber a ciencia cierta si ese es el mejor medicamento para su dolencia renal, una nefropatía diabética, así que le ha sido otorgado otro permiso. Mientras continúa en el hospital ha recibido la visita de su nieto Francisco.

Lo más popular

La salud de Isabel Pantoja sigue siendo delicada y los médicos continúan haciéndole pruebas. Parece ser que la artista está reaccionando bien a la medicación, pero los sanitarios no consiguen estabilizar los niveles de glucosa. Por esta razón, este martes 18 de agosto no ha recibido el alta médica ante la necesidad de más días para que el organismo comience a funcionar de manera correcta. La tonadillera ha obtenido un tercer permiso que ya ha sido tramitando con los datos y el pronóstico dados por el hospital al juzgado.

Publicidad

Isabel lleva 13 días ingresada por la dolencia renal que padece, una nefropatía diabética, causada por altos niveles de glucosa en el organismo. Desde entonces, ha obtenido dos permisos extraordinarios de una semana cada uno, tiempo en el que los médicos también le han realizado numerosas pruebas para determinar su patología y para establecer una medicación eficaz.

El abogado de Pantoja no va a utilizar el diagnóstico y los resultados de todas las pruebas médicas que le están realizando para obtener el tercer grado. Consideran que esto no debe utilizarse para que salga antes de la cárcel de Alcalá de Guadaíra.

Lo más popular

Mientras Isabel está ingresada, con libertad absoluta para recibir visitas, sus hijos apenas le han ido a ver en un par de ocasiones. La tonadillera ha afirmado y sentenciado entre sus allegados que sólo quiere recibir las mismas visitas que recibió en prisión, es decir, su hermano Agustín, su sobrina Anabel, y sus dos hijos, Kiko Rivera y Chabelita. Precisamente, el DJ visitó a su madre el pasado jueves por la noche, y lo hizo acompañado de su hijo, Francisco. La cantante pudo estar 40 minutos junto a su primer nieto, algo que seguro que llenó de alegría. Mientras, la novia de Kiko, Irene Rosales, que está embarazada, esperó con el coche fuera.

Kiko Rivera también ha visitado otro hospital estos días, el Quirón de Zaragoza, donde estaba ingresado su hermano Francisco Rivera tras la grave cogida que sufrió hace una semana.