Julián Muñoz, su estado físico le libra de ir a un juicio

El ex de Isabel Pantoja, que ha vuelto a sentarse en el banquillo, sorprendía este miércoles con su aspecto demacrado. Muy delgado -podría haber perdido hasta 30 kilos-, comenzó el juicio asegurando que no iba a poder aguantar todos los días por su delicada salud. El tribunal le ha eximido de ir a las 25 sesiones programadas.

Lo más popular

Julián Muñoz volvía a sentarse en el banquillo de los acusados este miércoles 2 de septiembre. Esta vez ha sido por el caso Fergocon, que investiga las presuntas irregularidades en la contratación de obra por parte del Ayuntamiento de Marbella, del que Muñoz fue alcalde. Éste está imputado junto al expresidente del Sevilla FC José María del Nido y otras diez personas más.

El ex de Isabel Pantoja acudía al juicio, en la Audiencia de Málaga, vestido con una camiseta negra y un pantalón de chándal. En su reaparición ante las cámaras sorprendía su extrema delgadez (podría haber perdido hasta 30 kilos) debido a su delicado estado de salud. De hecho, a través de su abogado, Javier Saavedra, pidió ser eximido de acudir todos los días del proceso judicial ya que, como señaló, ''no voy a poder aguantar todos los días del juicio, y además hay algunos días que me sacan al hospital". El Tribunal, finalmente, le ha eximido de acudir a todas las sesiones que se han programado para la vista oral, 25 en total, aunque sí irá a alguna.

Publicidad

Desde que ingresó en la cárcel, Muñoz ha tenido que ser ingresado en el hospital más de 30 veces por sus numerosos problemas de salud: enfermedades cardiovasculares, ictus, aneurisma... Un informe encargado a un catedrático de Medicina Legal en Granada señala que tiene un 67 por ciento de posibilidad de fallecimiento en los próximos cuatro años, por una patología grave e incurable.

Lo más popular

Su hija, Elia Muñoz, señalaba en el programa 'Espejo Público' que pesa 67 kilos y mide más de 1,85 metros: ''Ha perdido capacidad en el habla, se le olvidan las cosas, babea mucho, la verdad es que está muy grave. Lo dicen los informes médicos, le avalan los médicos de prisión, que son los que le ven todos los días y le tratan. Allí no está mejorando con el tratamiento, toma 17 pastillas diarias y necesita salir, los médicos de prisión lo están pidiendo que le den la progresión de grado porque se va a morir''.

A pesar de alegar su delicada salud, la Sección Tercera de la Audiencia de Málaga ha denegado el tercer grado a Julián Muñoz porque consideran que podría volver a delinquir y blanquear el dinero oculto. La familia va a recurrir la decisión judicial, como ha contado su hija: ''Vamos a interponer un recurso al tribunal constitucional porque consideramos que se infringe el derecho a la vida y es cuestión de tiempo que si no se le concede al menos la semilibertad no sale vivo de prisión''.