Los médicos aceptan retirar la alimentación a Andrea

Andrea es una niña gallega de 12 años que sufre una rara enfermedad degenerativa desde que tenía 8 meses, que es irreversible. Actualmente la pequeña se encuentra ingresada en el Hospital Clínico de Santiago y las máquinas son las que le dan el soporte vital. Sus padres, que piden que se acabe con su sufrimiento y que tenga una muerte digna, han logrado que el hospital acceda a retirarle la alimentación artificial y proceder a sedarla.

Lo más popular

No hay dolor más grande para unos padres que sobrevivir a un hijo, pero si encima la vida que ha llevado ha sido una lucha constante contra una enfermedad degenerativa e irreversible, el dolor es incalculable. Es la historia de la pequeña Andrea, la hija de 12 años del matrimonio coruñés de Noia formado por Estela Ordóñez y Antonio Lago.

La pequeña nació con una enfermedad neurodegenerativa muy rara, que no tiene solución. Andrea ha luchado como una jabata durante todos estos años, superando las expectativas de vida que los médicos habían calculado hasta llegar a los 12 años. Ahora, su cuerpo ha dicho basta y poco a poco se está apagando irremediablemente.

Publicidad

En estos años, sus padres han sido para ella "las manos, los pies, la boca, la voz"... pero ahora son conscientes, con toda la angustia y el dolor de su corazón, que el cuerpo de la niña "no va a más", y que se está apagando lentamente. Afirman que saben que está sufriendo, pues han estado a su lado a cada momento de su corta vida, y aunque siempre ha demostrado ser una luchadora, acostumbrada al dolor y a recibir tratamientos agresivos, saben que Andrea ya no aguanta más.  Es por ello que se rebelan con la situación y piden que tenga "un final digno".

Lo más popular

Fue el pasado 9 de junio cuando Andrea tuvo que ser ingresada en la sección de Pediatría del Hospital Universitario de Santiago debido a una trombopenia que agravó su ya delicado estado de salud. En estos últimos meses, su situación ha ido a peor, ya que ha estado en la UCI en distintas ocasiones. Actualmente es nutrida de forma artificial y, según sus padres, "su cuerpo ya no soporta la alimentación". Es por ello que piden que sea sedada y que se le retire el soporte paliativo para alimentación.

La dirección del hospital se negaba hasta ahora a retirarle el sistema que nutre a la niña argumentando que es autónoma en sus funciones vitales y que no está conectada a ningún aparato, explicando que si lo hacían, ésto acarrearía el fallo de órganos y el retirar el soporte de nutrición induciría sufrimiento a la menor. Por contra, Estela y Antonio, los padres, explican que ante la irremediable muerte de su hija, mantener esta alimentación es alargar innecesariamente su sufrimiento.

Este lunes, los progenitores de Andrea acudían al Juzgado número 6 de Santiago, donde el magistrado Roberto Soto les escuchaba para tomar una decisión sobre la situación de su hija. El juez tras tener en cuenta un informe de especialistas del Instituto de Medicina Legal de Galicia, el historial clínico completo de Andrea; el informe del Comité de Ética Asistencial del hospital donde está la pequeña; así como otro informe actualizado del jefe de Pediatría que especifique los criterios por los que la gerencia del hospital estima que la paciente no se encuentra en situación terminal, ni concurre situación de dolor y sufrimiento desmesurado, tomará una decisión que hará pública una vez hayan transcurrido 10 días. Por su parte, los padres de la pequeña pedían que se deje "trabajar al juez".

Este mismo lunes, tras pasar por el juzgado, se hacía público que el servicio de Pediatría del Hospital de Santiago accedía a retirarle la alimentación artificial y proceder a sedar a Andrea. Argumentaban la modificación de postura en "los cambios clínicos de las últimas horas" en el estado de Andrea.

Los pasos a seguir a partir de este momento es retirar en primer lugar la alimentación que llegaba a la niña a través de una máquina electromecánica y sedarla para que su final sea lo menos agresivo posible. También le han dejado la hidratación mínima necesaria para que el tratamiento de sedación se metabolice correctamente y funcione.

En los últimos días los padres de Andrea han contado el caso de su hija por todas las televisiones y medios de comunicación, recabando apoyos y explicando la difícil situación que afrontan, desde 'El Programa de Ana Rosa' a todos los informativos nacionales.

A partir de este momento, lo cierto es que sólo queda esperar que, en cuestión de días, Andrea fallezca. Estela y Antonio, por su parte, siguen a cada momento al lado de su pequeña. Cuentan que pese a que está muy mal y el dolor se ve en su mirada, ellos intentan poner todo de su parte para que su adiós sea el mejor posible: le ponen música, que le encanta, para intentar paliar su sufrimiento.