Muere Andrea, la niña para quien sus padres pedían una muerte digna

La hija de Estela Ordóñez y Antonio Lago, de 12 años, que luchaba contra una rara enfermedad degenerativa desde que tenía 8 meses y que se encontraba ya en su última fase, ha fallecido este viernes. Le habían retirado la alimentación artificial el pasado lunes. Sus padres pedían para la pequeña que se acabase con su sufrimiento y que tuviese una muerte digna.

Lo más popular

La pequeña Andrea, la niña que nació con una enfermedad neurodegenerativa muy rara para la que no había solución y para quien sus padres pedían una muerte digna, ha fallecido este viernes 9 de octubre en el Hospital Universitario de Santiago de Compostela, donde llevaba ingresada desde el pasado 9 de julio. Su cuerpo, que se iba apagando lentamente, ha dicho finalmente basta. Han sido finalmente 12 años de lucha contra una enfermedad irreversible.

Publicidad

El caso de la pequeña Andrea saltó a los medios cuando sus progenitores, Estela Ordóñez y Antonio Lago, salieron a la luz pública para pedir que tuviera una muerte digna, pues afirmaban que aunque su hija siempre ha demostrado ser una luchadora, acostumbrada al dolor y a recibir tratamientos agresivos, ya no aguantaba más y estaba sufriendo. Por eso solicitaron a los médicos que la trataban que retirasen el sistema que la nutría, que era su soporte vital, pues señalaban que su cuerpo ya no soportaba la alimentación.

Lo más popular

La dirección del hospital se negó en principio a retirarle el sistema a la niña argumentando que era autónoma en sus funciones vitales y que no estaba conectada a ningún aparato,  explicando que si lo hacían, esto acarrearía el fallo de órganos y se le induciría un mayor sufrimiento. Por contra, los padres explicaban que ante la irremediable muerte de su hija, mantener esta alimentación era alargar innecesariamente su sufrimiento. Finalmente, tras acudir al juzgado, se le retiraba la nutrición el pasado lunes, dejándole la hidratación necesaria para que la sedación que se le suministraba hiciera efecto.

Los padres de Andrea, que han sufrido mucho por ella, en especial en estos últimos meses, han estado al lado de su hija en todo momento. Conscientes de que su final era cuestión de días desde que se le retirase el soporte vital, el momento de la despedida final ha llegado, aunque ha supuesto un inmenso dolor.

En la imagen superior vemos a Estela Ordóñez, madre de Andrea, con la pequeña en la imagen de perfil de su cuenta de Facebook. La vida les ha puesto la prueba más dura.