Descubre cómo es la vida de Teresa Romero un año después del ébola

La auxiliar de clínica, que superó la enfermedad del ébola hace un año pero sigue estando de baja, continúa su día a día con su marido, Javier Limón, y 'Alma', la perra que se compró en enero tras ser sacrificada su perro 'Excálibur' por orden de la Comunidad de Madrid. Abandonó el hospital tras vencer esta enfermedad el 5 de noviembre de 2014.

Lo más popular

Teresa Romero, la auxiliar de clínica que contrajo la enfermedad del ébola hace un año, celebra este jueves 5 de noviembre una fecha muy especial en su vida: se cumple un año desde que le dieron el alta tras superar la enfermedad. Estuvo treinta días ingresada y hubo momentos en el que los médicos incluso temieron por su vida, pero finalmente salió victoriosa en la lucha por salir adelante.

Publicidad

Actualmente, Teresa hace vida normal, aunque sigue de baja. "Estoy bien. Hago una vida de lo más normal posible", explicaba recientemente al diario ABC. Para tratar sus secuelas acude al Hospital Carlos III, en Madrid, donde sigue siendo atenida por el equipo que hizo que superara el ébola.

Intentando pasar página, Teresa pasea cada día a su nueva mascota, una perra que se llama 'Alma'. Sus vecinos asegura que además de estos momentos en los que sale a andar, no se deja ver mucho por el barrio. La auxiliar y su marido, Javier Limón, acogieron a su nueva mascota en enero, cuando era un cachorro, para llenar el hueco que dejó 'Excálibur'. Acudieron para ello al Centro Integral de Protección Animal de Alcorcón, que es el municipio donde residen.

Lo más popular

Cuando Teresa se contagió de ébola, su perro 'Excálibur' -abajo, en la imagen- fue sacrificado por orden de la Comunidad de Madrid por miedo a que pudiera también tener la enfermedad. Para la pareja ese perro siempre fue como el hijo que no tienen y se vio muy afectada por la drástica decisión tomada.

El primer caso de contagio en España y en Europa de ébola causó mucho revuelo y dejó algunas 'víctimas' por el camino. Por ejemplo, que Teresa acudiera días antes de conocerse su enfermedad al centro de belleza 'Studio 84', hizo que éste tuviera que cerrar durante dos meses. Un año después el negocio se ha reconducido.