El durísimo mensaje de El Cordobés a su padre

El torero, tras conseguir que Manuel Benítez tenga que someterse a la prueba de paternidad, insiste en las redes sociales en el parecido entre ambos y le envía un mensaje en el que le deja claro que, quiera  o no, son padre e hijo.

Manuel Díaz ‘El Cordobés’ lo tiene muy claro. Su padre biológico es Manuel Benítez y no sólo espera que lo demuestre de una vez por todas el ADN, al que el torero figura de los 60 y 70, se ve ahora obligado a pasar, también porque son dos fotocopias.

Para dejarlo claro, insistiendo en su lucha para que quede definitivamente negro sobre blanco que el mito del torero es su progenitor, El Cordobés ha querido 'demostrar' con una imagen publicada en su Instagram de ambos en blanco y negro en la que parecen tener una edad similiar, que son casi idénticos. Además, aprovechaba para lanzarle un mensaje muy duro, como nunca antes habíamos visto hablar al diestro.

Publicidad

"A veces los genes te juegan una mala pasada y quien no quieres que se parezca a ti, se parece más que los que quieren parecerse. Cosas de la vida. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Yo estoy en el mío. ¿Y tú?", dice Manual Díaz junto a esta imagen.

En los últimos tiempos, la actitud de Manuel Díaz demuestra que está verdaderamente empeñado en ser reconocido, algo que para él es puramente sentimental pues no quiere nada de la herencia que Manuel Benítez pueda dejar o de sus bienes. Sólo busca terminar de una vez por todas con una situación que lleva arrastrando toda su vida, el no tener un padre, y que le llevó incluso a conseguir una servilleta que utilizó el veterano torero para obtener el ADN y compararlo con el suyo. Este fue precisamente el argumento que utilizó para interponer la demanda de paternidad, pues el resultado fue de casi un cien por ciento de coincidencia.

En su lucha, Díaz cuenta con el total apoyo de su esposa, Virginia Troconis, que retuiteaba a su esposo, dejando claro que está a su lado en una contienda que ha ocupado toda su vida, pues el propio Cordobés ha contado que se hizo torero "para llamar su atención y lograr comprenderlo".