Mario Conde, de nuevo en la calle, tras pagar la fianza

El exbanquero abandonaba la cárcel madrileña de Soto del Real tras abonar 300.000 euros de fianza y desde el pasado viernes disfruta de una 'libertad' que ha comenzado con la visita a sus dos hijos y con toda una declaración de su estado emocional a través de su perfil de Facebook.​

Lo más popular

Mario Conde salía en libertad el pasado 17 de junio, tras pasar dos meses en prisión por el supuesto blanqueo de 13 millones de euros y diversos delitos fiscales. El exbanquero goza desde entonces una libertad bajo fianza -300.000 euros- y no tendrá que volver a la cárcel madrileña de Soto del Real mientras no incumpla las medidas cautelares.

El que fuera presidente de Banesto se ha visto obligado a entregar su pasaporte en la Audiencia Nacional. Así, no podrá viajar fuera del territorio nacional y si tiene intención de hacerlo deberá pedir una autorización previa.

Publicidad

Todos los lunes, Conde debe personarse ante el juzgado número 1 de la Audiencia Nacional y presentarse en el juzgado "cuantas veces sea llamado". Tampoco podrá cambiar de residencia, pues "no podrá variar (su domicilio) temporal o definitivamente sin autorización judicial". En caso de no cumplir estas medias, será inmediatamente detenido.

Los primeros días fuera de prisión, Mario Conde los ha aprovechado para ver a su hija Alejandra -que se encuentra bajo arresto domiciliario por el mismo caso que su padre- y a su hijo Mario, quien le esperaba en su domicilio. Conde también ha tenido tiempo para reflexionar en estos días y prueba de ello es la carta que ha escrito en su perfil de Facebook.

Lo más popular

"Ante la imposibilidad física de agradecer individualmente a todos los que en este cuarto encierro en prisión me habéis hecho patente vuestro apoyo y afecto, que han sido decisivos en estos momentos, uno de los mas dolorosos de mi vida, utilizo esta red social para enviaros un abrazo preñado de afecto y agradecimiento, en mi nombre, en el de mis hijos, mis colaboradores mas próximos y de las personas que -me consta- han sufrido este nuevo golpe -otro más- en mi existencia", explicaba el exbanquero.

Enfadado y dolido con todos los que no han creído su versión, exponía: "Soy consciente de que a la tribu de la carroña le dará igual. Quienes viven de mentir y difamar sienten alergia por la verdad, porque destroza sus platos de lentejas".

Por último, señalaba: ''Si me vuelven a ingresar en prisión por lo que sea, ingresaré. Pero cuando termine me iré. Ojala mis hijos, nietos y aquellos a quienes quiero me acompañen, pero no puedo forzarles''.