Telecinco condenado a pagar 50.000 euros a Lucía Etxebarría

​La escritora carga duramente contra la cadena de televisión y afirma haber ganado la batalla legal que supuestamente mantenían.

Lo más popular

Lucía Etxebarría ha ganado la presunta guerra abierta que mantenía con Telecinco  tras su paso por el programa 'Campamento de verano'. La escritora ha publicado  una misiva con la supuesta sentencia en su página de Facebook. En ella condena a la cadena a indemnizarla con 50.000 euros, y ha explicado cómo se sintió tras su paso en este programa, destapando los entresijos más desconocidos del reality.

Publicidad

''Ayer, tres años después de que TELE 5 me hiciera la vida imposible, el juez les ha condenado a pagarme 50.00 euros. Una suma verdaderamente irrisoria, teniendo en cuenta que con toda la basura y la sarta de mentiras que contaron sobre mí probablemente el señor Vasile ingresó más de viente veces esa suma en concepto de publicidad'', así comienza la carta que la escritora ha publicado en sus redes sociales.

Lo más popular

La supuesta sentencia

''En el caso presente, la suma solicitada en la demanda es ciertamente razonable, si tenemos en cuenta tanto los índices de audiencia obtenidos por la emisión de los referidos programas, como por los beneficios obtenidos por la cadena por el concepto de publicidad, ambos hechos de notorio conocimiento, y debiendo tenerse en cuenta que en el caso de DOÑA LUCÍA ETXEBARRIA , estamos ante una persona conocida en los medios no por su continua aparición en esta clase de programas de 'telebasura', sino por su trayectoria literaria, tratándose de una de las escritoras más conocidas en nuestro país por el gran público". En la sentencia aparece reflejada la cantidad de dinero que con la que tendrá que indemnizar la cadena a la escritora (50.000 euros)  por "intromisión ilegítima en el honor y la intimidad personal y familiar", haciendo alusión a lo dicho sobre ella en dos programas de 'Sálvame' emitidos el 2 de agosto y el 5 de agosto de 2013.  

Su versión de los hechos

Etxebarría ha querido añadir su versión de lo acontecido hace tres años atrás:  ''Estuve en ese reality exactamente una semana. Me fui porque se me obligó a presenciar, contra mi voluntad, cómo se masturbaba un concursante, y no se me permitió salir de la cabaña. Este concursante fue expulsado más tarde del programa precisamente porque acosó a otra chica ( en directo) y porque en el pregón de un pueblo se atrevió a decir ( en directo)  ''hemos venido aquí a follarnos a vuestras mujeres''. No sabemos lo que pudo llegar a hacer fuera de cámara. El terror a que relatara el incidente ( que constituye , por supuesto, un delito penal) derivó en un acoso y linchamiento por parte de la cadena que quiso difundir la imagen de que yo estaba loca.

Como se vio claramente fui amenazada en el programa, en directo ( ''cuando salga de aquí voy a tu casa y te quemo viva'') y acosada ( estando yo dentro de una cabaña el resto de los concursantes empezaron a pegar patadas fuera y a amedrentarme pegando gritos con un megáfono).  Eso se vio en directo, pero nadie inició una causa penal. No se pudo probar lo que no se vio en directo: Más amenazas, insultos, empujones, gritos.

Se mantenían relaciones sexuales sin mayor problema

''La mayor parte del tiempo no estábamos ''microfonados'' ni vigilados por cámara. La gente fumaba, hablaba de lo que le daba la gana, se amenazaba si quería, y, como quedó claro, mantenía relaciones sexuales sin mayor problema. Había droga. También quedó claro en su momento...''.

No, no estoy loca. Soy superdotada,

Además de hablar de sexo y drogas, la escritora  relata el calvario que vivió después de abandonar el programa: ''Cuando salí de allí, después de que se me amenazara con quemarme viva en directo y con muchas cosas más en privado; después de que me acosaran en directo;y muchas más cosas más en privado: después de que dos millones de personas, durante dos meses, cada día, se me llamara loca, descerebrada; después de que cada día, en Twitter, en Facebook, recibiera mensajes insultantes llamándome loca, bruja, puta… entré en una depresión seria. Me hicieron miles de pruebas. Pasé pruebas de psiquiatras forenses. No, no estoy loca. Soy superdotada, por lo tanto se me percibía como alguien muy diferente. Eso es todo...''.

50.000 euros no son nada comparado con lo que la cadena ganó a mi costa

Lucía afirma que entrar en un reality fue el gran error de su vida: ''Los 50.000 euros no pagan lo que yo tuve que pasarCometí el error de mi vida, es cierto. Pero de los errores se aprende. Y me permitió ver cómo funciona por dentro la maquinaria más despótica y cruel del entretenimiento de masas. Ya estamos a dos pasos de Los Juegos del Hambre. Siempre he pensado en escribir sobre lo que viví allí, pero el recuerdo es tan duro que me era imposible. Solo con pensarlo me entraban ganas de llorar y me subían las nauseas a la garganta. Quizá en un futuro lo haga''.