Marta Sánchez: "Nunca entenderé por qué he gustado tanto en todos estos años"

La cantante, que se encuentra en Argentina por motivos de trabajo, ha concedido su entrevista más íntima en la que hablado sobre su situación sentimental, del tumor que le fue detectado en 2013 y del gran amor que siente por su única hija, Paula.​

Lo más popular

Marta Sánchez se ha mostrado más sincera que nunca hablando de su infancia, del amor, del dolor por la muerte de su hermana Paz y del tumor que le fue detectado en su cuerpo (2013) y que aún sigue presente. Ésta se encuentra en Argentina concursandoen 'Bailando por un sueño', y ha expresado a la publicación 'Gente' que una vez cumplidos los 50 años: "No me interesa crecer. No quiero cumplir más, por terror a volverme severa, aburrida, apática, como los adultos que veía de pequeña. Todo eso es vejez prematura, que no asumiré jamás".

Publicidad

La cantante se encuentra bien de salud, pero afirma que el tumor "aún sigue en mi cuerpo. Se ha calcificado, por lo que hasta ahora está benigno. Así me dijo el doctor la última vez, hace dos años ya, cuando decidí olvidarme del tema. Desde entonces ya no más médicos ni controles. Aparqué el tumor, aceptando las consecuencias".

Lo más popular

A día de hoy, ha conseguido superar la muerte de su hermana y gran amiga Paz a causa de un cáncer y para ella solo tiene palabras bonitas: "Era prudente, estudiosa, callada. Fue mi opuesto, mi ejemplo y mi mejor amiga. Me ha quedado mucho que aprender de mi hermanita". La pérdida de Paz fue realmente dura para marta, que muchas veces se ha preguntado "por qué ha muerto ella y yo no... Crecimos con la misma formación, pero yo me he llevado más la fuerza".

La infancia y adolescencia de Marta Sánchez estuvo marcada por su rebeldía, pues "siempre fui la distinta, la que se pintaba el pelo y usaba vestidos escandalosos". Su pasión siempre fue la música, por lo que el tema de los estudios no era para ella: "Estudiaba tan mal que mi padre me dijo: 'Se acabó. Dejas el colegio. Ya no me levantaré a las seis de la mañana para pagártelo. Sabrás de qué va trabajar''. Así, "empecé a trabajar en una peluquería, lavando cabezas y duré tres fines de semana. Le pedí perdón a mi padre y regresé a clases. Pero jamás dejé de pensar en la música y me las ingeniaba para cantar en los suburbios madrileños".

Actualmente, el pilar principal en la vida de Marta es su hija Paula (fruto de su matrimonio con Jesús Cabanas), la cual tiene 14 años y cuenta con la misma rebeldía que su madre, pues no duda en decirle a esta última: "¡A mí no me importa quién eres tú, porque para mí eres sólo mi madre, ¿ok?!".

En cuestiones de amor, la cantante no ha tenido mucha suerte y su última ruptura amorosa -con el diseñador Daniel Terán- ha sido la más dolorosa para ella, pues se trataba de "una de esas relaciones que tarde o temprano nos tocan en la vida, rompen el corazón y forman bisagra". Marta tardó 21 días en 'curarse' y bajo este nombre -'21 días'- ha lanzado su último trabajo.

Ella lo tiene claro: "El amor ya no logrará desdibujarme. Cuando me enamoro, me paso de generosa. Dejo que el amor me saque de plano. Pero aprendí que a los hombres hay que dejarles siempre un poco menos. Y a no poner toda la felicidad de su lado".

Marta Sánchez, una mujer presumida -pero no vanidosa-, no entiende "cómo aún me soporta el espejo" y sentencia: "Nunca fui bella, pero supe sacarle un buen partido a mi físico. Nunca entenderé por qué he gustado tanto en todos estos años".