Rosa Benito y Chayo Mohedano, pura pasión sobre el escenario

Madre e hija ofrecieron un concierto donde se mostraron de lo más cómplices y pasionales.​

Lo más popular

Rosa Benito parece haber encontrado su lugar en el mundo. Y no es otro que sobre los escenarios, y de gira por la geografía española con su hija Chayo Mohedano. 

Con esta cara de felicidad pudimos ver a Rosa durante el último concierto que la pareja ofreció para todos sus fans de Cuenca. 

Publicidad

Las andanzas de Rosa Benito en la música comenzaron hace ya un año, en febrero de 2015, cuando debutó junto a su hija en un concierto en Gandía.  Ella misma hablaba de la experiencia como algo que jamás imaginaria haber hecho: "Para mí es algo nuevo, algo que jamás me imaginé que iba a hacer, puesto que yo siempre he vivido detrás del escenario".

Por su parte, Chayo ha manifestado en más de una ocasión lo que supone trabajar con su madre sobre los escenarios. "Se lo propuse a mi madre y, aparte de que me dijo que sí, me encantó cómo lo recibió porque volví a verla super ilusionada, involucrada y todo lo que nos está uniendo esto, porque es una vivencia única para compartirla con una madre", dijo en una entrevista antes del debut de la colaboradora de 'Sálvame' en febrero del año pasado.  

Lo más popular

La verdad es que a las dos se las ve muy felices y compenetradas arriba del escenario, algo que transmiten a sus fans en cada una de sus canciones.  Para este último concierto, el que madre e hija ofrecieron en el municipio de Las Pedroñeras, en Cuenca, ambas eligieron unos llamativos vestidos largos. 

Rosa Benito optó por un vestido en color coral, mientras que Chayo lucía un dos piezas, formado por un top con flecos de color rojo, que dejaba su espalda al aire, y una falda larga del mismo tono, adornada con unos detalles en forma de estrella en color plateado.

Cambio de vestuario

Una vez entrada la madrugada, madre e hija decidieron que lo mejor era sorprender a todos sus fans con un cambio de vestuario. Y... dicho y hecho. 

Rosa escogió, para la segunda parte del concierto, un ajustado vestido negro con lentejuelas plateadas en la parte central, que le sentaba como un guante. Por su parte, Chayo optó por un vestido largo negro de gasa, y un llamativo collar plateado.