Eduardo Noriega: "Hay una generación que ya no me conoce"

Habla el protagonista de 'La sonata del silencio', serie que emitirá pronto TVE y que abrió el festival de televisión de Vitoria.

Lo más popular

El actor Eduardo Noriega regresa a la pequeña pantalla de la mano de TVE gracias a la ficción de época 'La sonata del silencio', que ha sido presentada en el primer día del FesTVal por sus protagonistas.

En 'La sonata del silencio', la serie ambientada en los años 40, interpretas a Rafael Figueroa, de nuevo otro personaje atormentado.
Me va la caña. Es un personaje complejo y un reto para cualquier actor. Lo bueno de este trabajo y lo malo es que por mucha experiencia que tengas siempre consideras que tu carrera es incipiente, es la sensación de empezar a moldear con barro una figurita y no saber qué va a salir. Esta serie tiene intención de perdurar porque los personajes te llegan, las situaciones te parecen cercanas, aunque a veces sean difíciles de comprender. Lo bueno es que son nueve capítulos cerrados. Si sabes que puede haber otra temporada, bajas la energía y la actividad. Así que esto había que cerrarlo y cerrarlo bien. Además, mi personaje de cara a los demás, es alguien ejemplar, con mucho poder. Se trata de un notario acostumbrado a mandar y que le hagan caso, y le va a costar admitir que ha cometido errores en su vida. Es una hombre atormentado por una historia de amor que no fue y por una cosa terrible que ocurrió con su amigo en la juventud. Es gente que ha perdido el color, la alegría por diferentes motivos, y está en claroscuros.

Publicidad

¿Cómo surgió hacerla?
Un pajarito me dijo que me iban a llamar para una serie, le sonsaqué toda la información y me leí la novela. Lo primero que me dijo es que era de época, con un triángulo amoroso. Yo me veía más con este porque el de Antonio (Daniel Grao) cae en desgracia. El mío es muy cabrón, pero se va a romper. Al principio cree que son los demás lo que se equivocan.

Vamos, que lo tuyo son estos personajes...
Me llevo bien con ellos, con los que tienen claroscuros, con una doble faceta. Cuando yo era pequeño, un actor al que yo idolatraba era Motgomery Cliff porque siempre había algo de dolor en él. Por cierto, esta serie tiene la estética del cine negro, y no es habitual en una serie española. Me entusiasmó desde el principio.

Lo más popular

Y encima de época.
Sí, y haciendo de notario. No había notarios tan jóvenes en Madrid en aquella época. Y cuando trabajas los odios, la época te la da el vestuario, el decorado natural. Aquí no se utiliza un lenguaje del siglo XXI, callejero, pero tampoco es el de los años cuarenta. Es algo intermedio.

¿Sientes que tu época de fans ya ha pasado?
Hay una generación que ya no me conoce. Alguien de 18 años no tiene por qué saber quién soy, y menos como con esa locura de ver a los Beatles. Con la tele entiendo el fanatismo, yo también he tenido mis ídolos, pero sin fanatismos. Yo era seguidor de Siniestro Total, una vez coincidí con el cantante, y me soltó: "¿A mí qué me cuentas? Tú eres un tarao". Y no entiendo eso de estar tres días a las puertas de acampadada para ir a un concierto. Yo no he vivido un boom como el de Dani Rovira, que en cuestión de meses es el actor más conocido. 

¿Qué otros proyectos tienes?
A finales de mes comienza el rodaje de 'Perfectos desconocidos', dirigida por Alex de la Iglesia, con Eduard Fernández, Belén Rueda, Juana Acosta. Es un encuentro de amistad.