Mercedes Milá: "Dejadme ir tranquila y en paz"

El comienzo de 'Gran Hermano 17' fue diferente. Mercedes Milá pisó el plató para decir adiós al programa y a la audiencia. ​La presentadora se vino abajo cuando tuvo que despedirse del formato televisivo que ha conducido durante 15 años.

Lo más popular

La noche del comienzo de 'Gran Hermano 17' fue agridulce para los fieles seguidores del formato. Mercedes Milá hizo de maestra de ceremonias por última vez antes de dar paso al presentador que la va a sustituir, Jorge Javier Vázquez.

La conductora entró en plató entre los aplausos y vítores del público que coreó: ¡Mercedes! ¡Mercedes¡ Ante tal gesto de cariño, Milá se llevó la mano al corazón agradeciendo el apoyo y el recibimiento. Después, se dirigió a la grada donde estaban todos los exconcursantes del programa, sus "niños", a quien les hizo una reverencia.

Publicidad

La presentadora explicó al público que se encontraba en plató y a los espectadores que estaban en sus casas los motivos de su marcha. "Me acuerdo perfectamente de la primera noche. Pero la vida pasa y hay que saber decir 'me voy'... Os dejo en manos de alguien que os va a querer igual o más que yo", comenzó Milá.

Lo más popular

Confesó que iba a hacer "algo incomprensible para mucha gente" porque cambiaba un Fórmula 1 para pasar a la bicicleta eléctrica, refiriéndose a su nuevo programa 'Convénceme'. Muy agradecida por el cariño que ha recibido en las redes dijo: "Me tengo que ir. Dejadme ir tranquila y en paz porque os dejo en manos de mi querido Jorge Javier Vázquez".

Hasta el momento, Mercedes había aguantado las lágrimas, pero cuando volvieron de publicidad estaba llorando sin consuelo. "Que te abracen concursantes que conoces de memoria, que sabes su vida, sus historias, que notas que te quieren, que te digan: 'no te vayas' es tan bonito. A mí no me había pasado esto en la vida", le explicó a su compañero.

Jorge Javier le ofreció un abrazo, matizando que no era muy bueno en ello, y Milá le aseguró que "los abrazos siempre sirven". Una vez que se fundieron en un tierno abrazo, se recompuso y continuó la gala. Una despedida emocionante y lacrimógena para la presentadora que ha sido abandera de este formato durante 15 años.