Amador Mohedano, disgustado con su hija Chayo, cierra la puerta a la reconciliación con Rosa Benito

​El exmarido de Rosa Benito no pasa por su mejor momento con su hija Chayo, ya que no entiende que ésta haya acudido al enlace de su prima Rocío, cuando la relación con su familia materna es prácticamente nula. Por otra parte, Amador ha querido destacar que la reconciliación con Rosa Benito no tiene cabida entre ellos, ya que él ha rehecho su vida.

Lo más popular

Amador Mohedano ha reaparecido tras la sonada boda de su sobrina Rocío con Fidel Albiac y lo ha hecho disgustado con su hija Chayo. El exmarido de Rosa Benito estaba muy convencido de que su hija no iría al enlace y la presencia de ésta allí sembró en él desconcierto y cierto malestar, pues según afirma Paloma Barrientos en 'El programa de Ana Rosa': "No entiende que su hija mayor haya ido, sabiendo la mala relación que existe entre su padre y Rocío y lo mucho que le han hecho sufrir a él".

Publicidad

El hermano de Rocío Jurado expresaba ante las cámaras que "como siempre digo, cada cual es libre de hacer lo que quiera". Su hija tomó la decisión de ir y Amador respeta esta decisión, aunque no la comprende. La relación con su sobrina es prácticamente nula y sin duda, Amador se pone de lado de su cuñado José Antonio (Marido de Gloria Mohedano), cuando éste afirma que la repartición de la herencia de Rocío Jurado entre su tres hijos hizo que Rocío Carrasco se enfrentara a toda la familia con el consiguiente distanciamiento. "Mi cuñado cuenta la verdad y hay una parte de la familia que estamos de acuerdo con todo", expresaba ante las cámaras.

Lo más popular

Mientras su sobrina se casaba, Rosa Benito, invitada confirmada al enlace, no acudió a éste, sino que para sorpresa de todos, se dejó ver junto a la familia de Amador -con la ausencia de éste- durante la procesión de la virgen de Regla. Amador explica que "había que dejarle a Rosa que estuviera con la familia, yo lo preferí así".

Por su parte, Rosa, muy activa en su perfil de Twitter, ha escrito mensajes como "no te cambiaría por nada del mundo"; "y nos despedimos sabiendo que no queríamos separarnos" o "hay que ser valientes para reconquistar a la persona que quieres", que podrían tener de destinatario directo a Amador Mohedano. Frente a estas palabras de Rosa, Amador lo tiene claro: "Siempre habría que luchar por la persona que se quiere, pero ya pasó mucho tiempo. Ahora mismo ya tengo otra vida hecha". Así, deja la puerta cerrada a una posible reconciliación con la que ha sido su mujer durante tantos años.