Kim Kardashian se siente agobiada y vulnerable tras el atraco sufrido en París

La 'celebrity' sí ha explicado cómo se siente a su círculo más cercano.

Lo más popular

Nerviosa y vulnerable. Así se siente Kim Kardashian tras sufrir un atraco con violencia durante su estancia en París el pasado lunes 3 de octubre, en plena madrugada y a punta de pistola. Desde que regresó a Nueva York tras ese fatídico episodio, la 'celebrity' vive recluida junto a su marido, el rapero Kanye West, en su lujoso apartamento del barrio de Tribeca. Kim aún no se ha expresado públicamente ni ha actualizado sus redes sociales, pero sí ha contado a su círculo más cercano, cómo lo está pasando. "Este incidente ha sido un varapalo enorme para Kim", decía una fuente cercana a ella a Us Weekly. "Se ha dado cuenta de que vivía en una burbuja haciendo lo que hacía. Le encantaba lucir toda su riqueza públicamente. Se sentía segura, pero nunca pensó en su vulnerabilidad", continúa la misma fuente. Los atracadores se llevaron varias joyas valoradas en más de 10 millones de euros, varios enseres personales de gran valor económico y personal y dos teléfonos. "Ahora se ha dado cuenta de que era una ingenua. Todo cambiará a partir de ahora", añadía la fuente.

Publicidad

Sus 'haters' (se puede traducir como 'enemigos') ha llegado a expresar comentarios como que se lo merecía como "castigo" a esa exposición de su riqueza y es que en sus redes sociales, Kim se jactaba de llevar anillos valorados en 4 millones de euros. Entre los más críticos con la 'socialitè' está el diseñador de Chanel, Karl Lagerfeld, y amigo de la familia, que, a través de la agencia Reuters, ha dicho: "Si eres tan famosa y muestras todas tus joyas en la red, vas a hoteles a los que nadie pueda llegar a tu habitación. No puedes poner toda tu riqueza a disposición de internet y que luego te sorprenda que haya gente que quiera que lo compartas". Otros, como la mismísima Hillary Clinton, ha expresado su pesar, y es que cree que nadie debería pasar por eso: "Me sentí muy mal por ella", decía la candidata a la presidencia de Estados Unidos.