Los últimos datos de la boda de Kiko Rivera e Irene Rosales

El hijo de Isabel Pantoja e Irene Rosales se darán el 'Sí, quiero' este viernes por la tarde y han disfrutado mucho de su última semana de solteros. La pareja, que ha vivido unos días muy intensos, no es todo lo feliz que desea, descubre por qué aquí.

Lo más popular

Kiko Rivera e Irene Rosales se dan el 'Sí, quiero' este viernes 7 de octubre y han vivido unos intensos días en los que han estado centrados en los últimos preparativos de la ceremonia y en despedir su soltería como bien se merece. El hijo de Isabel Pantoja pasaba este jueves por 'chapa y pintura', y es que acudió a la barbería para repasarse la barba y cejas, y estar así perfecto el día de su boda. Tras cuidar su rostro, Kiko se dirigió junto a sus amigos a recoger su traje de novio y los chaqués que estos alquilaron en una conocida tienda de Sevilla. Tras su última fiesta de solteros, Kiko llegaba a su casa en Castilleja de la Cuesta (Sevilla) con 'look' casual', gorra y gafas y cara de pocos amigos.

Publicidad

Irene Rosales también hizo lo propio y tras dejar a la pequeña Ana con sus padres, se dirigió a la peluquería para darle a su cabello los últimos retoques. Después, al igual que Kiko, se fue a comer junto a sus amigas, disfrutando así de su último día de soltera. Cuando llegó la noche, los amigos de Kiko e Irene celebraron una cena junto a los contrayentes, en la que disfrutaron a lo grande.

Sin embargo, estos días no han sido todo felicidad, pues todo no está saliendo como a Kiko e Irene les hubiese gustado. Para empezar, Isabel Pantoja podría sufrir pánico escénico, algo que hace que le cueste mucho abandonar Cantora y enfrentarse a una multitud de personas, según apuntaba Raquel Bollo en 'Sálvame'.

La tonadillera, que de momento se desconoce si participará o no en la exclusiva de su hijo, no está viviendo su mejor momento, por lo que podría no disfrutar la boda de su hijo tal y como siempre había querido. Por otro lado, parece ser que la relación entre Irene e Isabel Pantoja no es la más idílica, y es que la periodista Paloma García pelayo contaba en 'El Programa de Ana Rosa': "No hace mucho tiempo no hablaba precisamente bien de Pantoja. No sé si ahora mismo las cosas han mejorado... Parece que está molesta porque su suegra no ha llamado ni una sola vez para preguntar por su padre, y tampoco se olvidan del feo del bautizo...".

Lo más popular

A la mala relación entre suegra y nuera se suma la mala relación de Kiko con su hermana Chabelita. Ésta, que sí asistirá a la boda de su hermano, a pesar de la mala relación entre ambos y con su tío Agustín, ha decidido que no formará parte de la exclusiva que venderá este viernes el Dj. Así, no posará para las cámaras, algo que puede hacer que la exclusiva tenga menos valor económico.

Con la delicada situación familiar que rodea este esperado enlace, el Dj también ha perdido los papeles enfrentándose a un periodista del programa 'Sálvame'. Al parecer, éste hizo una llamada telefónica y Kiko no dudó en contestarle con tono enfadado: "¿No te das cuenta de que a un día de mi boda estás molestando? Es un tiempo para estar con familia y amigos y a ti ni te conozco, tío". Esto no fue todo, pues el hijo de Isabel Pantoja continuó, tenso y enfado, con la llamada: "Si tú eres periodista... Tú lo que eres es un muerto de hambre. Así que no me llames más o haz tu trabajo de otra manera. Hasta luego, loco".