Isabel Pantoja pone fin a su condena de dos años de prisión

​​La tonadillera extingue el próximo viernes su condena de dos años de prisión impuesta por la Audiencia de Málaga por un delito de blanqueo de capitales.

Lo más popular

Se acerca una fecha muy importante para Isabel Pantoja, y es que el próximo 28 de octubre su condena de dos años por blanqueo de capitales -impuesta por la Audiencia de Málaga- se extingue, lo que judicialmente se denomina "licenciamiento definitivo", según apuntan fuentes judiciales a EFE. La pena terminaría de cumplirse el próximo 21 de noviembre, pero la extinción de ésta se ha adelantado tres semanas debido al tiempo que previamente estuvo detenida.

Publicidad

Así, la tonadillera comenzará a partir de este viernes una etapa en la que dejará de tener antecedentes penales en un plazo total de tres años (28 de octubre de 2019). Por otra parte, Isabel ha conseguido pagar la multa de 1.140 millones de euros impuesta por la Audiencia de Málaga. Sin embargo, aún no ha podido hacer frente a la deuda de 1.800 millones de euros que tiene con Hacienda, por lo que su finca, Cantora, permanece embargada.

Lo más popular

Isabel Pantoja, que ingresó en la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaira el 21 de noviembre de 2014, salió del centro penitenciario en régimen de libertad condicional el pasado 2 de marzo . Durante su ingreso en prisión, la tonadillera ha contado con un total de tres permisos en los que pudo abandonar el centro para estar junto a su familia en Cantora. El primero de ellos tuvo lugar del 1 al 5 de junio de 2015. El segundo fue el más duradero, pues estuvo fuera de prisión desde el 30 de julio al 24 de agosto, ya que estuvo ingresada durante 20 días en el Hospital Infanta Luisa (Sevilla) por graves problemas de salud.

Finalmente, su tercer permiso llegaba el 8 de octubre de 2015, tan solo dos meses antes de que el tribunal le concediera el tercer grado, régimen por el que Isabel solo tendría que pernoctar en prisión por las noches hasta el 2 de marzo, cuando consiguió la libertad condicional, al haber completado dos tercios de su condena.

Hasta ahora, Isabel está autorizada para desplazarse en territorio nacional y debe pedir permiso para viajar al extranjero y está totalmente controlada por los servicios sociales penitenciarios de Jerez de la Frontera