Cecilia Freire: "El final de Velvet va a ser apoteósico"

La actriz madrileña ha del Premio Ondas a la mejor intérprete femenina de ficción nacional 2016.

Lo más popular

La actriz madrileña, ganadora del Premio Ondas a la mejor intérprete femenina de ficción nacional 2016, asegura no creerse aún que el famoso galardón del caballo alado es suyo. Ella, que se ha formado en la humor, agradece a su personaje de Rita Montesinos de la serie Velvet el reconocimiento que este premio le ha dado. De momento, tiene previsto seguir trabajando y desliza que podría haber algún nuevo proyecto en breve. Y respecto a su supuesta boda este verano, ella sigue echando balones fuera.

Publicidad

Recibes este premio el mismo día que Trump es elegido presidente.

Me parece agridulce pensar que un día que recordaré toda mi vida, como es la concesión de un Ondas, ocurra el mismo día que Trump es elegido presidente de los Estados Unidos. Es un desastre a nivel mundial.

¿Qué crees que ha visto el jurado en ti para otorgártelo?

Cuando me dieron el premio, realmente llevaban emitidos pocos capítulos de la serie Velvet por lo que no sé muy bien qué han visto en mí para dármelo. Tal vez algo diferente. Sea como sea estoy muy agradecida.

Lo más popular

¿Para qué sirven premios como éste?Son como una palmadita que te da alguien en la espalda mientras te insinúa que algo estás haciendo bien. Me da confianza, por supuesto porque yo soy muy "hormiga trabajadora".

¿Prefieres la vis cómica o la dramática?

No hay que acotar ni elegir. La vida es tragicómica. No quiero limitarme como actriz porque hay que hacer muy en serio la comedia y a la vez agilizar el drama

¿Y en qué te sientes más cómoda?

Me gustan los retos, no saber si lo hago bien o mal, tener miedo me permite estar más alerta, más viva

¿Te da pena que acabe la serie?

Sí, por supuesto, pero también es bueno que acaben las cosas cuando van bien y hacerlo con la cabeza bien alta. La serie ha funcionado muy bien y la prueba es que nos llegan mensaje de animo de todo el mundo, muchos de latinoamérica.

¿Cómo lo has llevado con el resto de tus compañeros?

Hemos pasado muchas horas juntos en un polígono industrial, grabando capítulos. Esa gente se acaba convirtiendo en confidente y hasta en terapeuta pero la vida sigue.

De hecho ese buen rollo lo hemos visto muy latente junto a actrices como Paula Echevarría o Marta Hazas…

Sí, hemos quedado muchas veces fuera del rodaje. Les quiero mucho. He pasado tantas horas con ellas y ellos que se han convertido de alguna manera en mi segunda familia. Adrián, por ejemplo, era casi mi marido en la vida real durante mucho tiempo.

¿Cómo va a ser el final de Velvet?

Apoteósico. De hecho, va a ser como la vida misma: habrá un poco de todo.

¿Qué te va a quedar de Rita cuando acabe la serie?

Su corazón, su entereza, su pasión y su generosidad.

¿Algún proyecto a la vista?

- Veremos a ver (risas). Hay que habitar en la duda…

Se publicó la noticia de que te habías casado pero tú aseguras que nada de eso es cierto. ¿Proteges tu intimidad o nada de eso es verdad?

No me acuerdo porque como no lo viví, no tengo conciencia de ello. Yo, cuando termino de grabar, me meto en una burbuja y desaparezco. No tengo redes sociales, vivo fuera de todo, no leo lo que se escribe de mí.

#Velvet hoy viene cargadito de emociones. En 10 minutos en vuestras pantallas.

A photo posted by Cecilia Freire (@cecilia_freire) on

¿Fue entonces una broma?

No sé de lo que hablas. Como soy tan rubia me olvido de muchas cosas.

¿Osea que no hay marido a quien dedicar el premio?

Se lo voy a dedicar a la vida que me ha dado tanto (risas)

¿Qué le pedirías a un futuro papel?

Que sea original. Soy actriz y me adapto a todo.

Tú, que interpretaste a una profesora en Física o Química, ¿qué les dirías a las futuras generaciones?

Que estudien porque la educación nos hará libres.

¿Y qué opinas de que no haya un Ministerio de Cultura como tal?

Me parece terrorífico. Espero que el tiempo nos hará recapacitar y darnos cuenta de este error. Pero yo creo en la recuperación porque soy una mujer muy optimista.