Tamara Gorro: "La fiscalía todavía puede quitarme el registro de mi hija"

La colaboradora ha contado cómo ha sido su experiencia al recurrir a un vientre de alquiler para cumplir su sueño de ser madre.

Lo más popular

Con motivo de la polémica generada a raíz de la compra de un bebé por una pareja de hombres de Almería a una mujer, Tamara Gorro se ha prestado a contar cómo fue su experiencia durante el proceso de gestación subrogada de su primogénita, Shaila, en la mesa de debate de 'El Programa de Ana Rosa'. La bloguera, encantada por haber hecho realidad su sueño de ser madre, nos ha contado que aún siente miedo, ya que "la fiscalía todavía puede quitarme el registro de mi hija".

Publicidad

Al parecer, los procesos legales son extensos y exhaustos en nuestro país, ya que se trata de un método de gestación ilegal en España. Así, la fiscalía tiene un total de un año para retirar ese registro, motivo por el que Tamara no termina de estar tranquila, aunque asegura: "No me van a quitar a mi hija, eso lo tengo clarísimo".

La pequeña Shaila (1) llegó al mundo el pasado 11 de octubre de 2015 en EEUU para colmar de felicidad a sus padres. "Quería ser madre con todas mis fuerzas y tuve que ir al psicólogo después de 18 intentos fallidos. Si no hubiese sido por mi marido nunca lo habría logrado, porque hay que pagar mucho dinero para conseguirlo", explicaba Tamara.

Lo más popular

La extronista de 'Mujeres y Hombres y viceversa' ha contado que el momento en que cruzó el charco para comenzar con el proceso de gestación subrogada sentía vergüenza, pero "es allí donde te la quitan, porque es lo más normal del mundo, algo que aquí falta".

La idea de pagar a la gestante por hacer el favor de hacerte madre es una idea equivocada, a ella se le paga por una serie de elementos como los cambios en su cuerpo que pueden provocarle una baja laboral temporal. "En mi caso, la gestante estaba muy bien posicionada económicamente", señalaba Tamara. Se trata de una compensación económica, no de pagarle.

Una vez que su hija vino al mundo, una de las primeras preocupaciones de Tamara no fue salir del país con su primogénita, sino llegar al aeropuerto español, donde a efectos legales no era la madre de la pequeña, porque en España "madre es la que pare. Ese es el error de este país".

A Tamara Gorro y Ezequiel Garay aún le quedan tres meses para que pase el año estipulado por la fiscalía en el que ésta puede decidir si retirarles o no el registro de la pequeña Shaila. Si quieres saber en qué punto se encuentra la gestación subrogada en España pincha aquí.