Tita Cervera, rota tras la extraña muerte de un empleado en su casa de La Moraleja

Nuevo drama en la vida de Tita Cervera. El martes 9 de abril uno de sus hombres de confianza aparecía muerto de un disparo por su propia arma en su mansión de La Moraleja.

La baronesa Thyssen está conmocionada. Uno de sus escoltas, que llevaba 25 años trabajando para ella, ha muerto en extrañas circunstancias en la tarde del pasado 9 de abril en su mansión de La Moraleja, en Madrid. Tita se encontraba en esos momentos en su casa de Saint Feliú, en Girona.

El empleado, de 49 años, apareció muerto por un disparo de su propia arma, lo que apunta a que se tratataría de un suicidio. Cuando otros miembros del seguridad de la baronesa escucharon el tiro intentaron acceder a la sala de cámaras de seguridad de la casa de Carmen, donde se había encerrado. Tras llamar a la policía, un grupo de municipales se acercó a la mansión, donde esperaron al juez de guardia para el levantamiento del cadáver.

Publicidad

Tanto Tita como su hijo, Borja, se encuentran conmocionados con la noticia ya que el trabajador llevaba años a su servicio.