Iker Casillas y Sara Carbonero estrenan su nuevo hogar por Navidad

El matrimonio disfrutó de la Nochebuena y la Navidad con la familia de la presentadora.​

Lo más popular

Iker Casillas y Sara Carbonero, como no podía ser de otra forma, han disfrutado de los días libres que el Oporto ha dejado al portero para viajar a España y pasar las fiestas con la familia. La Nochebuena y la Navidad ha tocado este año en Corral de Almaguer, el pueblo de la presentadora, donde siempre que pueden se escapan para estar con los suyos y en esta ocasión con mayor motivo.

Publicidad

Cuando llegaron, en lugar de acudir, como hasta ahora, a la casa familiar de los Carbonero, lo hicieron, por primera vez, a la casa que llevan más de un año construyéndose. Ahora, cada vez que quieran hacer una escapadita, podrán disfrutar de su propio hogar y de su intimidad, también probablemente de mayor comodidad, pues hace años que no son una pareja, sino una familia de cuatro miembros, en la que con dos bebés necesitan algo más de espacio.

Lo más popular

Han pasado mucho tiempo en el interior del edificio pues el frÍo no invita a otra cosa, pero han aprovechado los poquitos rayos del sol de mediodía para salir a comer con los dos pequeños Lucas y Martín, que cuando acabaron debían morirse de sueño e iban los dos en brazos directos a sus sillitas en el coche.

La pareja, aprovechando que está de relax, también relaja mucho su aspecto cuando pasa tiempo allí. Iker llegó en chándal aunque salió a comer en vaqueros y Sara, a la que siempre vemos impecable, en esta ocasión también lo estaba pero con un look mucho más casual, con pitillos, pelo suelto, camisa blanca, blazer oversize y botas planas.

Aunque siempre son muy discretos y hacen todo lo posible por ocultar sus planes y pasar desapercibidos, en estas fechas son muy tradicionales, lo que hace que sea previsible saber que comienzan las Navidades con la familia de ella y después pasan algunos días con la del portero antes de regresar a Oporto, donde Sara ya ha dicho que pasarán el día de Reyes, pues las obligaciones mandan y a Iker le toca volver.