La íntima amiga de Bárbara Rey rompe su silencio y habla de la relación de la vedette con el monarca

Hortensia Blázquez, "el testigo protegido" llamado por 'Sálvame', confiesa en una extensa entrevista todos los detalles de la historia entre la artista y el anterior rey.

Lo más popular

Hortensia Blázquez, la que fuera íntima amiga de Bárbara Rey, ha decidido hablar ahora, cuarenta años después, de la relación que la artista mantuvo con el rey Juan Carlos y que fue desde el principio un secreto a voces. En sus primeras declaraciones a Deluxe asegura que "Bárbara lo que siempre dijo es que quería quedarse embarazada, pero el Rey fue muy inteligente, ella quería que le pusiera en un Ministerio, pero no lo consiguió. Es verdad que ella pedía trabajo".

Publicidad

"Tardó solamente un día en ir a Zarzuela. Cuando el Rey la llama, le tiemblan las piernas. Le dio las gracias porque hizo campaña a favor de su amigo Adolfo Suárez. Le dio una Audiencia para hacerlo en persona y ahí tuvieron la primera relación. Luego se veían en un chalet de Pozuelo una vez al mes"; continúa relatando. También habla de que hubo regalos por parte del Rey: "Un reloj de barco y un brillante, fue cuando Bárbara se casó". Chelo García Cortés, por su parte, asegura que ese regalo se lo hace cuando nace uno de sus hijos. La periodista también ha confesado haber ayudado a su amiga guardando en su casa una de las grabaciones de Bárbara, "pero no salía en ella el Rey. Lo hice para protegerla a ella y a su familia".

Cuando Bárbara se casó, el Rey la respetó y nunca volvieron a verse

Lo más popular

Hortensia explica que estuvieron juntos "tres y cuatro años. Cuando ella se casó, él la respetó y nunca volvieron a verse. Cuando se separó Bárbara, retomaron la relación. Entonces, se vieron en casa de ella porque en el chalé ya no podían. Lo tiene todo grabado. Ella me decía que sabía por qué lo hacía. Primero lo hizo de forma telefónica y después en vídeo, aunque eso fue solamente una sola vez. Entonces, empezó con el chantaje".

El 'testigo protegido' asegura que Bárbara "me pidió 500.000 pesetas para comprar material en la tienda del Espía. Me confesó que cuando tuviera el material iba a pedir una cifra escalofriante: 12.000 millones de pesetas. Puso cámaras en el dormitorio para grabarlo todo. También hay casi 30 fotografías de ambos en situación cariñosa". Al parecer, Bárbara podría haber recibido a través de una cuenta en Luxemburgo casi 3 millones, que para utilizar en España tendría que haber blanqueado. Después de esa primera cantidad, el CNI decide actuar e intentar hacerse con el material antes de entregar más dinero.

Me confesó que cuando tuviera el material grabado iba a pedir una cifra escalofriante: 12.000 millones de pesetas

La entrevistada dice que "Bárbara ofrece el vídeo a Mario Conde y después a Ruiz Mateos... No se separa del vídeo hasta que lo lleva a Ginebra". Ese vídeo, cuenta la testigo protegido, "estaba en Ginebra en una caja fuerte. Todas las pertenecías las tiene que recoger porque derrumban el banco. En el avión de vuelta viajaban dos personas del CNI y ven a Bárbara guardando el vídeo en su casa. Días después, la roban...".

Su amiga y vecina Jenny Llana ha explicado la verdad sobre el robo que sufrió la artista. En el debate, sin embargo, quedaba descartado que el robo fuera cosa del propio CNI.

El periodista Antonio Montero ha explicado en el debate que Bárbara llegó incluso a enseñárselas, las imágenes, al Rey, sin explicarle que había sido ella: "Tras varios días con el CNI investigando en su casa, reconoce que fue ella quién las hace. El Rey manda a alguien para mediar con ella, después es cuando ocurre el robo en su casa".

"Yo hablé muchas muchísimas veces con el Rey. Si llamaba a María y no estaba, contactaba conmigo. Me decía que le llamará de tú como él hacía conmigo. Una vez el vi en persona porque me invitó a un cumpleaños, él sabía que yo lo sabía porque ella se lo había dicho", ha finalizado Hortensia, que años más tarde terminó su amistad con Bárbara.

Además, durante 'Sálvame Diaro', la presentadora Carlota Corredera ha dicho que que el Gobierno de un país consideraba al Rey un enemigo político y contactó con Bárbara Rey para pedirle material para dañar públicamente la imagen del Rey.