Los hijos de Di Stefano solicitan su incapacidad para que no se case

Alfredo Di Stefano sorprendía anunciando que se casaba con su secretaria, Gina González, una costarricense de 36 años que conquistó su corazón mientras le ayudaba a escribir las memorias. El exfutbolista ya avisaba de que a sus hijos no les iba a hacer ninguna gracia el enlace. Y así ha sido: han solicitado ante el juez que le declaren incapacitado.

Lo más popular

El amor no tiene edad. Eso es lo que han debido pensar Alfredo di Stéfano, mítico ex futbolista del Real Madrid y presidente de honor del club, que a sus 86 años va a contraer matrimonio con la costarricense Gina González, su secretaria, que tiene 50 años menos que 'La Saeta Rubia'.

En una entrevista concedida al diario El Mundo, el veterano futbolista, viudo desde hace ocho años (su mujer, Sara Freites, con quien tuvo seis hijos, falleció en 2005), explica que "me caso porque quiero y ya llevo ocho años viudo. Estoy enamorado", a la vez que anuncia su deseo de pedir al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, que sea el padrino de la boda.

Publicidad

Di Stefano ya suponía que el enlace no iba a hacer mucha gracia a sus hijos. "¡Qué van a decir!, deben de estar en contra. Pero a mí eso no me importa, me importa mi vida y nada más. Meterse conmigo se van a meter, pero yo me lo tomo con sinceridad", indica el exjugador hispano-argentino, considerado uno de los cuatro magníficos de la historia del fútbol mundial junto a Pelé, Cruyf y Maradona.

Lo más popular

El comunicado

Y así ha sido. Ahora se ha sabido que los cincos hijos del astro del fútbol presentaron apenas una semana antes de hacerse pública la noticia, una demanda: ''Ante el deterioro evidente de las facultades físicas e intelectivas que se viene observando en nuestro padre desde hace meses, sus cinco hijos, previo diagnóstico médico de su estado de salud, tomamos la decisión de solicitar ante los Juzgados competentes, y en su exclusivo interés, su declaración de incapacidad, promoviendo de forma simultánea la adopción de medidas cautelares, en orden a la preservación de su patrimonio'', según informa un comunicado de Efe.

Sus hijos, que aseguran no querer ''interferir negativamente'' en la vida de su padre, ni perjudicarle, consideran que ''su estado de vulnerabilidad, unido a su evidente proyección mediática, pueden determinar conductas abusivas sobre su persona''.

Las partes afectadas serán citadas en fechas próximas.

Su historia de amor

Di Stefano conoció a su novia cuando, contratada por el Real Madrid, le ayudó con su biografía haciéndole las entrevistas para que dos periodistas le dieran forma de libro. No obstante, revela que al principio se enfadaba mucho con ella al escribir "boludeces" de lo que transcribía, lo que llevó a Alfredo a pedir al Real Madrid que despidiera a la que hoy en día es su prometida. Pero la situación cambió: "Cuando acabamos las memorias, ya no nos queríamos separar", dice.

Gina, de 36 años y natural de San José (Costa Rica), estudió Derecho y Notarías, y hace 13 años llegó a España, donde se doctoró y consiguió el título de entrenadora de fútbol. Una vez finalizado el libro, la costarricense se encargó de la agenda y la página web oficial del ex jugador, ejerce de mánager e, incluso, lleva tatuado en un brazo "La Saeta Rubia", algo que no gustó mucho al principio al protagonista ("Yo antes decía que los tatuajes eran de delincuentes pero ella se lo hizo sin decirme nada. Cuando lo vi, casi me muero del disgusto. Una señorita con eso no puede ser", detalla).

El presidente de honor del Real Madrid no quiere esperar más a su enlace: "Cuanto antes mejor, no quiero esperar más. En 15 días, un mes", afirma el icono del club blanco, que el pasado 12 de abril se sometió a una revisión de sus problemas cardíacos en un hospital valenciano, en el que en el 2005 le habían puesto cuatro "by-passes" coronarios.

Preguntado por la diferencia de edad entre ambos, 50 años, el presidente de honor del Real Madrid mira a su prometida y responde: "Tengo 86 años pero el corazón joven".

Di Stefano también revela que Gina "es una fanática del Real Madrid. Si hubiera sido del Barcelona, entonces no sé", bromea el presidente de honor del club blanco, que espera presenciar con su futura esposa en el palco del Santiago Bernabéu la final de la Copa del Rey entre Real Madrid y Atlético el próximo 17 de mayo.