Elena Tablada, sin carnet de conducir y con una multa de 400 euros

Elena Tablada, que ha sido detenida este fin de semana en Madrid tras realizar con el coche una maniobra prohibida, explica a DIEZ MINUTOS lo ocurrido y desmiente que pasase la noche en el calabozo.

Ha sido un fin de semana para olvidar el de Elena Tablada. La diseñadora fue detenida en la madrugada del pasado viernes 24 de mayo después de realizar una maniobra prohibida con su Mercedes todoterreno en la calle Alberto Alcocer, en Madrid.

Pese a lo que se ha dicho, la ex de Bisbal no fue detenida porque mostrase signos de embriaguez sino por ''hacer un cambio de sentido prohibido'', nos confiesa Elena. El caso se complicó después ya que la policía le requirió su carnet de conducir y Elena tiene el carnet extranjero. El policía consideró que no era válido para conducir por España y de ahí que la diseñadora tuviese que acompañar al agente a comisaría para verificar su validez. Elena ha aclarado que pasó la noche en dependencias policiales pero no en el calabozo, como se ha rumoreado.

Publicidad

Ya el domingo, Elena, que se muestra disgustada por el trato de la policía ya que considera que no fue correcto y que le perjudicó ser un personaje popular, tuvo que acudir a los juzgados de Plaza de Castilla, de Madrid, para someterse a un juicio rápido. Elena estuvo acompañada de su novio, Daniel Arigita, su gran apoyo. Finalmente, la condena ha sido una multa de 400 euros y la retirada del carnet de conducir hasta que se saque el autorizado en el territorio español.

Lo más popular

Pasado el susto, el lunes la empresaria y diseñadora escribía en su blog su aprendizaje con esta experiencia, sacando una lectura positiva de su error:

''Con vosotros he compartido mis sentimientos en los mejores momentos de mi vida, y también quiero compartir con ustedes que este fin de semana viví la experiencia más traumática que podía haber vivido. A veces la vida nos hace pasar por estas situaciones para abrirnos los ojos, aprender y valorar nuestra vida y la de los demás. Por suerte no pasó nada grave de esto y puedo hacer una lectura positiva para aprender de los errores y ser un ejemplo de lo que no se puede hacer. Gracias a mi abogada Cynthia (Ruiz) que bajo mi presión y mis nervios sigue siendo mi ángel de la guarda''.