El autor del robo de las joyas en los Goya se entrega a la policía

Un operario de iluminación ha confesado ante la policía ser el autor del robo de joyas que ha marcado la 31 edición de los Goya.

Lo más popular

El autor del robo de las joyas valoradas en 30.000 euros en el entorno de la ceremonia de los Goyas ya ha sido detenido por la Policía Nacional. Al parecer, se trata de un operario de unos 50 años de edad que trabaja en una compañía de iluminación, contratada esa noche por la misma organización. Éste tuvo acceso a la habitación donde se encontraban las joyas de la firma Suárez en más de una ocasión, y es que allí también podría estar parte del material para llevar a cabo su trabajo.

Publicidad

Decidió llevarse las piezas, valoradas en 30.000 euros, pensando que eran "unas baratijas" con las que obsequiaron a los invitados de la noche. Sin embargo, al ver el revuelo formado por la falta de tales joyas, decidió contar la verdad a su jefe, entregarse a los agentes y devolver todas y cada una de las piezas sustraídas.

Lo más popular

El cuerpo de Policía ya sospechaba de él y había sido identificado como posible autor de los hechos. Éste se encuentra ahora detenido, pasará a disposición judicial y le puede caer una pena de entre 6 a 18 meses de prisión.

La 31 edición de los Goya vino acompañada de la denuncia de la Academia de Cine por el robo de joyas durante la gala de estos grandes premios. El robo se produjo la misma noche de la gala en la habitación del Hotel Auditórium de Madrid, donde se encontraba la ropa y complementos utilizados por algunos de los invitados. Se trata de piezas que durante la gala lucieron actrices como Anne Igartiburu, Clara Lago, Bárbara Lennie o Emma Suárez.

La firma de joyería aportó de manera gratuita una sortija, un par de pendientes, cuatro juegos de gemelos y uno o dos relojes que han desaparecido y nadie tenía conocimiento de dónde estaban.

Al parecer, tales piezas se encontraban en una caja sin rotular situada detrás del monitor de una televisión, un lugar escondido, donde pocos sabían de su existencia. Así, no se guardaron ni en cajas fuertes ni bajo especiales medidas de seguridad. Al parecer, la puerta de la habitación no estaba forzada, pero no se descarta que la tarjeta con la que se abre la puerta hubiera sido manipulada.

El jefe de producción y todo el equipo se dieron cuenta de que faltaban tales piezas el lunes por la mañana y a primera hora de la tarde cuando organizaban la devolución de las mismas, por lo que éste y el jefe de seguridad del hotel interpusieron una demanda en la comisaría de San Blas.

Por su parte, la firma Suárez ha preferido no pronunciarse sobre el robo sufrido en este acto, y es que cuando las firmas de joyerías prestan alguna de sus piezas suelen disponer de vigilantes de seguridad para las mismas, pero en esta ocasión, se desconoce si la firma optó o no por este refuerzo de seguridad.

Por otro lado, también se produjo otra denuncia por parte de operarios de TVE debido al robo de material profesional para realizar su labor.