Los padres de Arantxa S. Vicario le piden perdón y 'clemencia'

Los padres de la extenista Arantxa Sánchez Vicario han emitido un comunicado en el que aseguran que están siendo tratados "injustamente" por su hija y han pedido perdón por si en algún momento no se ha sentido "apoyada o comprendida". Además, dejan en manos de su hija que se solucione por fin el enfrentamiento familiar. Arantxa ha replicado con otro comunicado.

Lo más popular

Los padres de la extenista Arantxa Sánchez Vicario han afirmado en un comunicado que están siendo tratados "injustamente" por su hija, ya que ésta ha interpuesto varias demandas y querellas contra ellos, y eso hace que se sientan "calumniados". Pese a todo, Emilio y Marisa desean "recomponer" la situación familiar "difícil y dolorosa" que están viviendo actualmente.

Y es que aunque parecía que todo empezaba a calmarse entre ellos, el pasado jueves 27 de junio, la Audiencia de Barcelona ordenó que se reabriera la querella que la extenista interpuso contra su padre, su hermano Javier, el abogado Bonaventura Castellanos y el economista Francisco de Paula Oro.

Publicidad

A pesar de todo, Marisa Vicario ha querido abrir los brazos de nuevo a su hija en este texto redactado por ella misma y firmado también por su marido, Emilio Sánchez Benito. Los padres de Arantxa le piden perdón por si en algún momento no se ha sentido "apoyada o comprendida del modo que ella esperaba" y dejan en sus manos "la voluntad" de acabar con este enfrentamiento familiar.

En la nota aseguran que han roto su silencio que habían mantenido hasta hora por no perjudicar ni entorpecer cualquier posibilidad de recuperar la paz familiar. Ese bienestar común, aseguran, ha sido siempre su "objetivo y más preciado deseo".

Lo más popular

Los padres, además, recuerdan que han intentado en dos ocasiones suspender el juicio por la reclamación judicial de la extenista por recuperar el piso de Barcelona, en el que viven ellos "desde hace más de 20 años". Sin embargo, el tiempo pasa sin que este asunto llegue a solucionarse, por eso Marisa y Emilio explican que no se merecen este "trato injusto y calumnioso".

''Ojalá llegue el día en que considere que sus hijos merecen tener otros abuelos''

Marisa ha abierto el corazón a su hija, a la que dedica palabras como "desde lo más profundo de nuestro corazón de padres, perdonamos a Arantxa por todos y cada uno de aquellos actos y omisiones que durante el curso de estos años ella (o su entorno) ha realizado y que nos han causado, inevitablemente, un inmenso e inmerecido dolor" o "deseamos fervientemente que nuestra hija Arantxa recupere, a su vez, con su esposo e hijos la paz y tranquilidad que todo el mundo merece, para que sea plenamente feliz. Y ojalá llegue el día en que considere que sus hijos merecen tener además otros abuelos, tíos y primos. Nuestros brazos (los míos y los de Emilio) siempre estarán abiertos".

Marisa y Emilio han colocado la pelota en el tejado de Arantxa pues aseguran que "no podemos hacer más por intentar solucionar el enfrentamiento familiar que, a nuestro modesto juicio, nunca debería haber existido. Dejamos en manos de la propia Arantxa la voluntad de perpetuarlo. Sólo a ella le corresponde esta decisión".

Tras el comunicado de los padres llegaba otro por parte de Arantxa en el que contestaba: “Vemos nerviosismo, precipitación y una huida hacia delante”.