Imputado el marido de Arantxa Sánchez Vicario por alzamiento de bienes

Semana horribilis para la familia Sánchez Vicario. Cuando parecía que todo iba a solucionarse entre la extenista y su familia, la Audiencia reabría el caso imputando a su padre y a su hermano, a los que había demandado por apropiación indebida. Los padres emitían un comunicado en el que pedían a su hija perdón y clemencia en un intento de solucionar sus problemas familiares, palabras que no gustaron nada a Arantxa, que les replicó. Unas horas después fallecía Antonio, marido de la hermana de Arantxa, de un infarto y se sabía que también había muerto Margarita, tía de la extenista. A expensas de saber si acudirá al último adiós de su cuñado, el juez ha imputado a su marido, Josep Santacana, por estafa.

Lo más popular

No corren buenos tiempos para Arantxa Sánchez Vicario. Además del conflicto jurídico en el que está envuelta la extenista con sus padres y su hermano, y la repentina muerte del marido de su hermana Marisa Sánchez Vicario, hay que sumarle la imputación de su marido.

El juzgado de instrucción número 3 de Llobregat ha imputado este 5 de junio a Josep Santacana por alzamiento de bienes al negarse a pagar una deuda a la que estaba obligado por una orden judicial. La justicia sigue la huella de su marido desde 2004, cuando decidió vender un piso en la ciudad de Sitges por 89.000 euros. El comprador no pudo reunir el dinero de la compra y pidió la devolución del dinero, sin embargo, Santacana se negó a ello. Ya en el 2007 se condenó a Josep a pagar 83.000 euros tras un juicio, pero el marido de Arantxa se declaró en bancarrota, y a día de hoy aún no ha realizado el pago.

Publicidad

Dos dolorosas muertes en apenas unos días

Las malas noticias corren detrás de la extenista, que en la madrugada del 4 de julio perdía a su cuñado Antonio Colomina, marido de su hermana Marisa, que sufría un ataque al corazón. En la clínica Teknon de Barcelona, donde fue trasladado, se le ha realizado la autopsia.

Tras la "desgraciada muerte" de su esposo, como la propia Marisa ha declarado, la hermana de Arantxa ha emitido un comunicado en el que pide respeto para su familia. "Desde nuestro más escrupuloso respeto al trabajo periodístico, pido, en nombre propio y en el de mi hija, que se entienda nuestra voluntad y deseo de vivir este inmenso dolor con la privacidad y en la intimidad que necesitamos".

Lo más popular

Se da la triste casualidad de que la familia acababa de perder otro familiar ya que Margarita Vicario, hermana de Marisa, la madre del clan, falleció hace unos días en Pamplona.

Ahora queda esperar si Arantxa, enfrentada a su familia, acudirá o no al funeral de su cuñado.

El comunicado de los padres y la réplica de Arantxa

Estos hechos han ocurrido apenas unos días después de que Emilio Sánchez y Marisa Vicario, padres de la extenista, afirmaran en un comunicado que están siendo tratados "injustamente" por su hija, ya que ésta ha interpuesto varias demandas y querellas contra ellos, y eso hace que se sientan "calumniados". Pese a todo, Emilio y Marisa desean "recomponer" la situación familiar "difícil y dolorosa" que están viviendo actualmente.

El comunicado llegada después de que el pasado jueves 27 de junio, la Audiencia de Barcelona ordenara que se reabriera la querella que la extenista interpuso contra su padre, su hermano Javier, el abogado Bonaventura Castellanos y el economista Francisco de Paula Oro. La extenista los acusa de haberse apropiado de más de 16 millones de euros que pertenecían a su fortuna. Ahora la Audiencia ha ordenado que se les tome declaración, a los cuatro, como imputados.

A pesar de todo, la madre de Arantxa, en su comunicado, quiso abrir los brazos de nuevo a su hija. Han abierto su corazón a la extenista, a la que dedica palabras como "desde lo más profundo de nuestro corazón de padres, perdonamos a Arantxa por todos y cada uno de aquellos actos y omisiones que durante el curso de estos años ella (o su entorno) ha realizado y que nos han causado, inevitablemente, un inmenso e inmerecido dolor" o "deseamos fervientemente que nuestra hija Arantxa recupere, a su vez, con su esposo e hijos la paz y tranquilidad que todo el mundo merece, para que sea plenamente feliz. Y ojalá llegue el día en que considere que sus hijos merecen tener además otros abuelos, tíos y primos. Nuestros brazos (los míos y los de Emilio) siempre estarán abiertos".

Marisa y Emilio colocaban, de este modo, la pelota en el tejado de Arantxa, pues aseguraban que "no podemos hacer más por intentar solucionar el enfrentamiento familiar que, a nuestro modesto juicio, nunca debería haber existido. Dejamos en manos de la propia Arantxa la voluntad de perpetuarlo". En respuesta a sus padres, Arantxa emitía un comunicado en el que mostraba que “vemos nerviosismo, precipitación y una huida hacia delante”.

A la extenista, sin duda, se le acumulan los problemas que solucionar ahora que su marido está imputado por alzamiento de bienes.