Las palabras del padre y la hermana de Pablo Ráez que te emocionarán

La ciudad de Marbella le ha otorgado la medalla de oro por su lucha, rindiendo un emotivo homenaje junto a sus familiares.

Lo más popular

La ciudad de Marbella entregaba este martes a la familia de Pablo Ráez la medalla de oro que le había sido concedida al joven por su lucha insaciable y su gran labor. Su padre, Francisco Ráez, y su hermana Esther fueron los encargados de recoger este galardón que significaba tanto para su hijo y para todos los que le rodeaban.

Publicidad

Visiblemente emocionados, aunque conteniendo las lágrimas, padre y hermana hablaron de la felicidad de Pablo, siempre presente a pesar de su enfermedad. "Mi hermano ha sido feliz. Hay muchas personas que hablan con los ojos, pero mi hermano hablaba con su sonrisa, transmitía mucha calma y muchísima alegría", señalaba Esther.

Su lucha para que las donaciones de médula y de sangre crecieran puede verse realizada, aunque nunca es suficiente. Así, "lo que podemos hacer si queremos continuar su legado es que se continúe con la donación de médula y de sangre".

Lo más popular

Por su parte, Francisco, el padre del joven, se limitó a decir: "El legado de Pablo es que no hay que tener miedo". En este importante acto no faltó su madre, Rosa María, y su prometida, Andrea, que se mostraron visiblemente emocionadas con este gran homenaje concedido por su ciudad, Marbella.

El día anterior, Andrea le dedicó una bonita despedida a su chico a través de sus redes sociales. La joven, muy afectada por la reciente muerte de su prometido tras más de un año de lucha contra la leucemia, compartía una imagen en la que se puede ver uno de sus tatuajes. En él se puede leer: "Siempre juntos".

La pareja siempre se había mantenido unida tanto en los momentos buenos como en los malos, y es que Andrea no se separó ni un segundo de su chico, siempre estuvo apoyándole y compartiendo su vida. A Pablo le diagnosticaron leucemia en marzo de 2015 y superó con éxito su primer trasplante, pero meses después su organismo volvió a jugarle una mala pasada.

La última dedicatoria de amor que Pablo le dedicó antes del triste desenlace fue la siguiente: "Te quiero Andrea y no solo te quiero a ti, quiero a la vida y disfrutarla hasta el final. Me pase lo que me pase será un regalo de la vida. Gracias a la vida y a ti Andrea". Ésta, que vive ahora el peor momento de su vida, ha querido recordar estas palabras de amor, compartiendo una captura en sus redes.

A post shared by Andrea (@andrea_rocketyoga) on

Pablo y Andrea se prometieron el pasado mes de julio, cuatro meses antes de que el joven se sometiera a su segundo trasplante de médula. "Quiero soñar contigo por un futuro juntos, sé que llegarán los momentos duros pero estaré a tu lado, juntos podemos, no dejaré de soñar, ahora ya estamos prometidos. Te quiero", señalaba él en sus redes.

Ahora, a su familia y a su prometida les toca ser fuertes y mantenerse fuertes y unidos porque ese era el deseo de Pablo. Y ya lo han demostrado en la entrega de medallas de la Ciudad de Marbella con motivo del Día de Andalucía. Ha sido su hermana la encargada de recoger la medalla de su hermano, que se le concedió en vida y no a título póstumo.

Además de la medalla, ha habido un emotivo homenaje donde se ha proyectado un vídeo con imágenes de Pablo. Su hermana, muy emocionada, ha dado las gracias a los donantes de médula porque "eso ayudará a mucha gente y, para mí, esas personas habrán sido ayudadas por mi hermano".