Alonso Caparrós habla sobre sus adicciones pasadas

El presentador ha confesado en 'Sábado Deluxe' los motivos que le llevaron a apartarse de la televisión y vivir un auténtico calvario.

Lo más popular

Alonso Caparrós lo tuvo todo. En la década de los noventa se convirtió en uno de los rostros más queridos de la pequeña pantalla gracias a su labor de presentador de 'Furor'. Además, contaba con el apoyo de una familia acomodada y dedicada al mundo de la comunicación, así como cierta estabilidad en el plano personal.

Pero lo tiró todo por tierra por culpa de su adicción a la cocaína, dependencia que venía arrastrando desde que la probara por primera vez al cumplir la mayoría de edad. "Mi manera de consumir era peligrosa", confesó el presentador en la entrevista previa a enfrentarse a las preguntas de Jorge Javier y el resto de colaboradores.

Publicidad

Ahora, Alonso ha relatado su infierno con las drogas. Gracias a su esfuerzo, ha logrado superarlo. También ha contado con el apoyo de su familia y de su actual pareja, Angélica Delgado, con quien comenzó a salir en 2012 y con quien se casó en septiembre de 2015.

Lo más popular

"Si hay algún momento emotivo en la entrevista quiero contar con tu hombro", ha comenzado diciendo Caparrós, para romper el hielo, nada más sentarse junto a Jorge Javier. "Lo que tienes que mirar ahora mismo, es el Alonso que tienes delante. Soy fruto de todo lo que pasado. Al mirar atrás, lo valoro como una cosa muy positiva", ha dicho.

"Los momentos duros me han ayudado a ser una mejor persona", ha afirmado, antes de comenzar a relatar su tormento. "Comienzo a consumir cocaína a los 17 años. Bueno, la verdad no era cocaína, eran anfetaminas. Aunque la cocaína ya no fuera la droga de moda, a mí me enganchó de una manera espeluznante", reconoce de la manera más valiente posible.

El presentador, sin miedo a reconocer su calvario, ha recordado una tristísima anécdota. "Me acuerdo que soñaba con montañas de cocaína. Llegó un momento en el que me di cuenta de que estaba haciendo daño a la gente que me quería, así que me aparté para consumir en soledad, vivir solo", ha afirmado.

"Nunca me lo pasaba bien con eso. Aun así, toda mi vida dependía de eso", continuó diciendo. Jorge Javier ha querido interesarse por la cantidad de droga que podía llegar a consumir. "Consumía lo suficiente como para matar hasta siete caballos. Lo hacía hasta que no podía más", señaló apesadumbrado.

"Me di cuenta de que se me había ido de las manos cuando vi que consumía a diario", relató, antes de contar una situación de aquellos años que se le quedó grabada en la cabeza: "Una noche estaba tan mal, que mi hija entró en la habitación a darme un abrazo y me escondí".

Alonso se sometió a varios tratamientos en la Clínica López Ibor, incluso alguno que utilizaba el electroshock para acabar con la dependencia. "Durante una época de mi vida podría haber muerto prácticamente todos los días… He visto la muerte pasar de cerca tres veces por mi adicción a las drogas", afirmó. El presentador ha querido ser más explícito, confesando que en una de esas veces, los médicos prepararon todo por si le daba un infarto.

"Lo que ha podido llorar mi familia conmigo es algo que no se puede cuantificar. Han llegado a ir a recogerme a un prostíbulo porque no me podía mantener en pie", ha confesado. "Mi madre llegó hasta tal punto que decidió darme rienda suelta a consumir en pequeñas dosis con tal de que no me descontrolara".

El presentador acabó emocionándose al hablar de su familia y ha confesado uno de los motivos que le han llevado a dar este importante paso: "Espero que estén orgullosos. Lo hago también para que la familia de mi esposa sepa también con quien se ha casado… Es una historia que siempre tengo que tener en la cabeza. Voy a estar siempre en peligro".

"En todos estos más de 20 años de lucha, jamás he pensado en tirar la toalla. Llegué a tener un psicólogo durante seis meses pegado todo el día a mí". Ante las insistentes preguntas de los colaboradores, el concursante de 'Gran Hermano VIP' que no guarda rencor a la gente del gremio que no le echó una mano en su día y que entiende que se le acabaran las oportunidades profesionales. "En 'Furor', llegaron a atarme las piernas al taburete para que no se me movieran las piernas", sentenció.

More from Diez Minutos: