El truco de Jaime Cantizano para que su hijo se duerma feliz

​​El presentador de la gala de los Premios Dial 2017 confesó cuál es su secreto para que Leo se duerma cada noche.

Lo más popular

Jaime Cantizano derrochó simpatía sobre la alfombra verde de los Premios Dial 2017, donde ejerció de presentador de la gala.

Feliz y entusiasmado con su reciente paternidad, el presentador quiso compartir con todos su secreto para que su hijo Leo duerma cada noche. "Mi hijo se duerme en mi pecho mientras le canto una nana", dijo con una enorme sonrisa.

El presentador quiso también explicar qué canciones usa. "Utilizo sílabas, tipo mantra, sólo así se duerme en mi pecho escuchando mi voz. Elijo las canciones que me cantaba mi madre y mi abuela. Aunque canto fatal", reconoció.

Publicidad

La razón de mi felicidad...

A post shared by Jaime Cantizano (@jaimecantizano) on

Lo más popular

Emocionado al hablar de su pequeño, el presentador también confeso que cuando el trabajo le obliga a dejar a Leo en casa, se queda tranquilo porque sabe que está en buenas manos. "No soy un padre agobiante... Menos mal que existen medios como el teléfono. Me plantee venir con mi hijo Leo, pero es demasiado trabajo y se ha quedado bien cuidado. Intento pasar el mayor tiempo con él", afirmó.

También con una enorme sonrisa, Cantizano compartió la anécdota de cómo escuchó por primera vez a uno de los premiados de la noche, Alejandro Sanz. "Viví el nacimiento de Alejandro Sanz como artista, en una casa de Chipiona, donde nos cantó a pie de mar antes de ser famoso", reconoció.

Su mejor momento

Recordemos que Jaime viajó a Estados Unidos a principios de agosto del año pasado para estar presente en el nacimiento de su primer hijo. De este modo, el presentador por fin cumplió su sueño de ser padre, celebrando el pasado diciembre sus primeras navidades como papá.

Emocionado por la alegría de recibir a Leo en su vida, Cantizano compartió la primera imagen con su hijo Leo en brazos. "La razón de mi felicidad...", escribió junto a la feliz instantánea. Aunque no vemos la cara del pequeño, el rostro de felicidad de Jaime lo dice todo.

More from Diez Minutos: