Kiko Hernández habla sobre su reciente paternidad en 'Sábado Deluxe'

El colaborador regresa al programa de Telecinco para hablar de sus primeros meses como padre.

Lo más popular

Tras meses de ausencia, Kiko Hernández regresó a 'Sálvame Deluxe' para hablar con sus compañeros de su reciente paternidad. Aunque ahora el colaborador disfrute tranquilamente de un merecido retiro mediático para adaptarse a su nueva vida en compañía de las pequeñas, la verdad es que Kiko ha vivido un auténtico suplicio para conseguir que las mellizas llegaran a España sanas y salvas. "Mis hijas nacieron con tan solo seis meses", confesó en su entrevista previa.

Publicidad

"Hay una persona que me ayuda, en la que me ha costado mucho confiar. Al principio me costaba dejar las niñas con otras personas", dijo, nada más ser preguntado por si era la primera vez que dejaba a sus hijas solas durante tanto tiempo. Acto seguido, el colaborador comenzó a relatar cómo vivió el hecho de que el parto se adelantara varios meses de la fecha programada.

Lo más popular

"Quería estar en el parto, no perderme nada. Estar al menos un mes antes. Sin embargo, nacieron a los seis meses y tres semanas", contó el colaborador, que de un día para otro tuvo que viajar a San Diego para estar al lado de las pequeñas. "Fueron 20 horas de vuelo y se me pasaron en nada. Solo quería estar con mis niñas", confesó.

Al llegar a la ciudad estadounidense y tras hablar con una abogada, Kiko Hernández pudo ver a sus hijas, una de las cuales había sufrido mucho durante el parto. "Mis hijas nacieron y no pesaban ni un kilo. Eran del tamaño de la palma de mi mano. Una de ellas tenía tubos hasta en la garganta", dijo emocionado.

Al ver a sus hijas con vida, y a una de ellas luchando por sobrevivir, Kiko Hernández no pudo más que derrumbarse. "Me dio tanta emoción que me puse a llorar; y conmigo, el resto de los que estábamos allí. Es el momento más bonito que recuerdo de mi tiempo allí", recordó.

"Se adelantó el parto porque una de las niñas empieza a desplazarse y a hacer que se desprenda la placenta", ha contado Kiko. Y es que gracias a que la madre gestante se preocupó de un pinchazo que sintió, pudo salvar la vida de las niñas y la suya propia. "Una de las niñas nació con parada cardiorrespiratoria", matizó.

Kiko Hernández quiso agradecer que en todos estos duros momentos estuviera acompañado por su madre. "He visto a mi madre llorar por detrás", reconoció compungido. "Hubiera podido haber tirado la toalla si no hubiera sido por mi madre. Me costaba hasta hablar".

Aunque ahora las dos niñas están sanas, Kiko Hernández recordó con pesar el suplicio que vivió aquellos días de incertidumbre. "Yo me despedía de las niñas cada noche y no sabía si al día siguiente las iba a poder ver con vida… Rezaba porque no sonara el teléfono". Sin embargo, pronto llegó la esperanzadora noticia de que las dos niñas dejaban de estar en peligro. "A las dos semanas me dijeron que una de las niñas, la que estaba mal, estaba fuera de peligro", afirmó.

Publicidad

Durante todos esos días de tensión, Kiko Hernández llegó a plantearse no volver a nuestro país. "Si después de todo lo que luché se me hubiera ido una, me hubiera planteado no volver a España. Dejé de fumar, no comía", recordó.

Lo más popular

Nada más sentarse Kiko con el resto de compañeros, quiso hacer un alegato para que la gestación subrogada se legalice en nuestro país. Además, reflexionó sobre el altísimo coste que tiene un tratamiento de estas características. "Si no hubiera tenido seguro médico, habría tenido que pagar más de un millón de euros en gastos de hospital", matizó.

"Tengo ayuda con mis hijas por las noches. Si estoy solo, me cago de miedo. Sobre todo, si lloran", reconoce el padre primerizo. "El vínculo con mis hijas surgió cuando vi la primera ecografía".

Esta no es la primera vez que Kiko Hernández ha intentado ser padre, llegando a intentarlo hasta en cuatro ocasiones por diferentes métodos, como la adopción.

Fiel a su estilo, el colaborador ha querido lanzar un "mensajito" a una de sus compañeras de programa. "Lydia Lozano, que tanto dice que me quiere, solo me ha mandado dos mensajes, no me ha hecho ni una llamada desde que estoy en España", dijo con una sonrisa en la boca, antes de confesar que tiene ganas de volver a la televisión.

"He ligado mucho durante este tiempo en Estados Unidos", confesó el colaborador para sorpresa de todos, que pensaban que había estado todo ese tiempo en el hospital. Y es que Kiko ha asegurado que muchas mujeres, al verlo cuidar de sus hijas en el centro, se le insinuaban. "Una vino a declararse el último día, cuando estaba firmando los papeles", aseguró.

Antes de despedirse, el colaborador recibió la sorpresa de dos de sus grandes apoyos en 'Sálvame', María Patiño y Belén Esteban, a las que no había visto desde su llegada a España. "Estoy deseando de conocer a tus hijas… Sé que esto te hace muchísima ilusión y estoy muy contenta por ello", le confesó Esteban.

En esta noche de sorpresas para Hernández, el equipo del programa contrató a un pianista para que acompañara en directo a la nueva canción de Teo Carralda, dedicada con cariño a las mellizas de Kiko Hernández, Abril y Jimena.

Como colofón final, Kiko Hernández quiso agradecer el cariño de sus seguidores y el programa mostrando en directo la primera imagen de sus hijas, Abril y Jimena. "Una de mis hijas tiene una pequeña anomalía. Ya tiene un diente", confesó entusiasmado.

More from Diez Minutos: