Georgina Rodríguez obligada a dejar su trabajo por la fama de su novio, CR7

La pareja del futbolista se ha visto obligada a renunciar a su puesto de dependienta por la popularidad de su chico.

Lo más popular

La vida de Georgina Rodríguez dio un giro de 180º en el momento en el que se enamoró de Cristiano Ronaldo. Pasó de ser una dependienta con ganas de dar el salto a la pasarela, a ser una chica que viaja en el jet privado de su novio, viste con prendas que jamás imaginó y se pasea por las calles de la capital en los lujosos coches de Cristiano Ronaldo.

Publicidad

Aunque parece que la fama no se le ha subido a la cabeza y lo cierto es que aunque su relación con el delantero del Real Madrid le ha aportado muchas cosas buenas en el plano sentimental. Sin embargo, en el plano laboral ha sucedido totalmente lo contrario. Georgina se vio obligada a dejar su trabajo de dependienta en una exclusiva tienda de la capital cuando se descubrió su romance con el futbolista. Ahora, tras una temporada trabajando el el "corner" de Prada del Cortes Inglés del paseo de la Castellana sus jefes y ella han tomado la decisión del cese temporal de su empleo, tal y como publica LOC.

Lo más popular

La relación va viento en popa

Esto también podría ser otra señal de que Georgina Rodríguez podría estar preparando su camino como maniquí. Al parecer la joven habría recibido varias ofertas de importantes agencias de modelos e incluso , según publica El Mundo, podría estar negociando un contrato con una importante firma nupcial española. Sea como fuese, la joven, de 23 años, ha encajado muy bien en la familia del futbolista. Tanto es así que hasta la hermana de Cristiano Ronaldo, Katia, ha caído rendida a sus encantos y ha querido hacerlo público compartiendo una fotografía junto al jugador de fútbol y la modelo; el primer "selfie" de la pareja. Además, se rumorea que la joven ha abandonado el piso que compartía con sus amigos en la capital para mudarse al casoplón que tiene CR7 en el lujoso complejo 'La Finca', ubicado en Pozuelo de Alarcón.

More from Diez Minutos: