Gemma Cuervo se emociona al hablar de Fernando Guillén: "Le hablo y beso la lápida"

La actriz recordó en 'Sábado Deluxe' la muerte de su marido y su mediático paso por 'La que se avecina'.

Lo más popular

Gemma Cuervo lleva más de seis décadas en el mundo de la interpretación, formando a lo largo de los años una de las familias de actores más aclamadas del panorama artístico nacional. La gran dama del teatro pisó el plató de 'Sábado Deluxe' para hacer un repaso a sus últimos años, marcados por el fallecimiento de su marido Fernando Guillén y su salida de 'La que se avecina'.

La actriz, que conquistó a los presentes con una de las entrevistas más lúcidas e inteligentes que han tenido lugar en el programa presentado por Jorge Javier Vázquez, no pudo más que emocionarse al recordar los últimos días de su marido. "Le sigo llevando flores y mis hijos también. Le hablo y beso la lápida, estoy con él. Estuve con él de la manita hasta el último momento, y mis hijos también", afirmó entre lágrimas.

Publicidad

Y es que, aunque su relación no fue precisamente un camino de rosas, Cuervo recuerda al fallecido artista con un gran cariño. "Fernando era una persona que se dejaba querer, y quería a su manera de una manera fundamental. Su familia éramos fundamentales para él, pero para los sentimientos era pudoroso y tenía timidez a mostrarlos", señaló.

Reconoció que su marido siempre fue consciente de su enfermedad hasta el último día. "Estuvimos en Alemania, que fue precioso, yo le llevé sin decirle que íbamos a ir a médicos, le dije que íbamos a hacer turismo, cogimos el coche, fuimos por todas las ciudades… Hubo un sitio de médicos, y le dieron una vitamina E que paralizaba un poco una leucoplasmia que tenía en las mejillas y eso le favoreció mucho… Si había alguna cosa que a mí me faltara, no es porque él no quisiera dármela sino porque no tenía esa capacidad", afirmó.

Lo más popular

Aunque le horrorizó la enfermedad en las personas, aseguró no tener temor a marcharse. "No me da miedo, yo lo que quiero es durar… Mejor no hablar de la muerte, porque a los dos meses dicen obituarios… Así que no hablemos de la muerte ni para ti ni para mí. Nuestra historia de amor fue maravillosa, primaba la libertad y el respeto", recordó.

María Patiño le recordó que en su día admitió que en su relación había habido terceras personas, pero que eso no debilitó el amor que sentía por él. "No me he metido nunca en nada. Nunca pedí explicaciones. Nos necesitábamos, él a mí y yo a él", dijo para zanjar el tema.

Tras una carrera repleta de altibajos, Gemma recuperó el cariño masivo del público gracias a su intervención en 'Aquí no hay quien viva' y 'La que se avecina', donde compartía escena con Mariví Bilbao y Emma Penella, fallecidas en los últimos años. "Echo mucho de menos a Mariví Bilbao y Emma Penella, pero el tiempo aplaca el dolor", declaró emocionada.

La actriz reconoció que su salida de la serie de Telecinco estuvo motivada por la ausencia de sus compañeras. "Yo sola no podía defender el empuje de las tres chicas de oro", apuntó. Además, confesó que les hubiera encantado llevar sus locuras por los teatros, proyecto que al final no salió adelante. "Hubiéramos podido llevarlo por teatros… Hubiese sido una obra menor", declaró.

Aunque está muy agradecida al personaje que le permitieron dar vida en 'Aquí no hay quien viva' y su secuela, Cuervo rememoró las largas jornadas de trabajo. "Al principio los rodajes de 'La que se avecina' eran jornadas duras, pero luego se sosegaron y pusieron los horarios pertinentes, de nueve a cuatro", apuntó.

Reivindicativa de los derechos de la mujer, la intérprete señaló que uno de los peores defectos del hombre es que se quiere demasiado. "Lo que no soporto de los hombres es que yo sea mujer. O sea, la desigualdad… Soy feminista porque necesito la igualdad, la desigualdad que todavía existe no puedo con ella. No porque desprecie al hombre, sino porque al hombre no se le ha educado sabiendo lo que nosotras necesitamos y damos", expuso de manera combativa.

La actriz se mostró muy agradecida con el cariño que siempre ha sentido por parte del público. "Lo que necesitamos es amor, cuanto más amor recibo más plena me encuentro y agradecida", afirmó, antes de confesar que también ha tenido sus momentos malos en el plano profesional: "He vivido fracasos dolorosos, lloras, te sientes hundida, dices por qué… He salido muchas veces a teatros medio vacíos y es tremendo".

Tras reconocer que en algún momento de su vida vivió algún que otro apuro económico, la actriz señaló su gran defecto. "Tengo un problema que tengo un carácter fuerte, soy hipersensible, cariñosísima y generosa, pero tengo un carácter de madre mía", confesó.