Poli Díaz, en su reaparición televisiva: "Me siento muy diferente"

El laureado boxeador presenta a su nueva novia y habla de su situación actual en 'Sábado Deluxe'.​

Lo más popular

Poli Díaz fue durante algunos años una de las figuras más importantes dentro del deporte español. Sin embargo, el boxeador, ocho veces campeón de Europa, comenzó a imbuirse en una espiral de autodestrucción que lo llevaron a coquetear con las drogas y a acabar viviendo en un poblado marginal.

Tras más de tres años sin aparecer en televisión, el deportista apareció en 'Sábado Deluxe' para hablar de su situación actual. Visiblemente mejorado físicamente, Díaz confesó que está poniendo todo de su parte para salir del pozo que lo llevó a apartarse del ring. "Entreno, tengo que bajar diez kilos más. bueno llevo un tiempo sin correr. Estoy muy bien. Me va fenomenal", afirmó.

Publicidad

Su nueva vida le ha cambiado por completo los hábitos, encontrándose estupendamente con respecto a su etapa anterior. "Me siento muy diferente, me siento bien. Soy distinto en todos los aspectos, doy seminarios, voy bien".

Aunque no tenga una economía boyante, asegura tener lo justo para vivir sin problemas. "No me queda dinero, pero lo voy recogiendo. El dinero que sembré… hay algo siempre. Me gusta vivir al día", señaló.

Lo más popular

De la fama al olvido hay tan solo un paso, pero Díaz, de 49 años, no echa especialmente la popularidad de sus años de gloria. "No me gustaba, a lo primero sí, pues como los críos… firmaba y de puta madre… luego acabas hasta ahí…", sentenció.

"Recaer no me da miedo, porque ahora cuando digo que no me siento más hombre y más grande, más orgulloso. La gente me sigue ofreciendo, pero ya no tanto, porque ya no voy a los sitios en los que me puedan ofrecer, no fumo, ni voy a las discotecas ni tomo alcohol. Yo he fumado, y he vivido. Todo el mundo dice que me pinchaba… pero no, quiero enseñar… no tengo tatuajes porque no me gusta pincharme", dijo sobre sus escarceos con las drogas y el alcohol.

Aunque fue un grande dentro de su disciplina, el vallecano no cobra nada por parte de la federación española de boxeo. "En todos los deportes cuando han sido campeones les dan un sueldo, yo no he ido a pedirlo por no levantarme temprano y porque estoy seguro de que me pondrán protestas, y no quiero riñas con nadie", apuntó.

El historial delictivo de Poli Díaz es bastante extenso, pero se defendió públicamente de muchas de las acusaciones que han vertido sobre él. "En la cárcel no he estado, he estado en comisaría como todo el mundo", dijo, antes de negar que, aunque no mantenga una buena relación con su familia, alguna vez haya pegado a su padre.

El boxeador también aprovechó para presentar a su novia, Gabriela, una mujer a la que conquistó un día en las barcas del Retiro. "Me llamó la atención porque veo un tío en mitad de la barca, sin camiseta y que me dice 'niña quieres dar una vuelta'… La verdad es que me lo pensé después de ver tantas cosas en los medios, pero al final dije, ¿por qué no?", afirmó. "Si nos hubiéramos conocido antes, habría seguido con el boxeo", dijo Gabriela.

La expareja de Poli, Eva, acusa al boxeador de haberle puesto los cuernos con Gabriela cuando todavía estaba saliendo con ella. "A nadie le gusta que le engañen. Y luego ya el acoso que tuve de ellos cuando me marché de casa, cuando encima les dejé el campo libre", dijo en una conversación telefónica con el equipo del programa.

Sin embargo, el boxeador y su chica se defendieron de las acusaciones, apuntando que la joven ha sacado mucho provecho de la relación con Poli. "No estaba en mis cabales y me ha robado todo", señaló airado.

Por su parte, su actual pareja acusa a la ex del boxeador de tenerlo viviendo en una situación infrahumana. "Ella había provocado una especie de abandono de hogar desde hacía tiempo… En esas circunstancias no se tiene a una persona, la realidad es más triste de lo que se puedan imaginar, lo que yo vi… Circunstancias infrahumanas, la ropa sucia", declaró.

More from Diez Minutos: