Alejandra Osborne rompe su silencio tras anunciar su divorcio

La hija mayor de Bertín Osborne ha puesto fin a su matrimonio de más de 13 años con Joaquín Buendía, el padre de sus tres hijos.

Lo más popular

Alejandra Osborne y su marido, Joaquín Buendía, llevan más de dos meses separados. Sin embargo, no fue hasta la semana pasada cuando la noticia saltó a los medios, poniendo a la hija de Bertín Osborne en el centro de todas las miradas. Discreta con su vida privada y sin querer ahondar mucho en el tema, la empresaria ha decidido saltar a la palestra y romper su silencio.

"Será un divorcio sin pelas ni juzgados. No quiero hablar sobre este asunto, pero solo diré que estamos muy bien los dos", aseguró la hija mayor del cantante a la revista 'Corazón TVE'. Esta versión coincide con la de una fuente cercana a la pareja que ya habló sobre el divorcio en las páginas de ABC.

Publicidad

"Se llevan bien. Quieren tener un divorcio amable y lo menos traumático para sus hijos. No van a disputarse ni echarse nada en cara, puesto que se quieren mucho más de lo que la gente imagina, independientemente de que como pareja hayan terminado", afirmó.

De esta manera, se confirma que no ha habido terceras personas en la pareja y que ha sido el desgaste propiciado por el paso del tiempo lo que ha llevado a la ruptura del matrimonio. La principal preocupación de Alejandra en estos momentos es que esta difícil decisión no afecte en la medida de lo posible a sus tres hijos en común: Santiago, de 13 años, y los mellizos Fausto y Valentina, de cinco.

Lo más popular

La hija de Bertín llevaba más de 13 años casada con Joaquín Buendía, a quien todos llaman cariñosamente Quino. La boda se celebró el 25 de octubre de 2003 en la iglesia San Miguel de Jerez de la Frontera, la misma en la que se casaron en su día Bertín y la tristemente desaparecida Sandra Domecq.

Hace tan solo unos meses, Bertín y la propia Alejandra hablaban de la hoy truncada relación en el programa 'Mi casa es la tuya', sin dejar en evidencia ningún conato de crisis en la pareja. "Le conocí en una cena... iba con otra... no te lo ha querido decir nunca porque no tiene valor", dijo el presentador entre risas para intentar hacer saltar a su hija. "Es más bueno que el pan", apostilló más tarde.

En esa aparición estelar en el programa de su padre, la hija mayor del presentador aprovechó para quejarse de que echaba mucho de menos a su padre y sus hermanas, ya que era la única que seguía manteniendo su residencia en Sevilla. Pese a esto, Osborne no tiene intención de mudarse para facilitar que sus hijos puedan estar más cerca de su padre.

More from Diez Minutos: