Ramos y Pilar Rubio se declaraban su amor en Twitter y el sushi que se comían la lió parda

Twitter sigue jugándoles malas pasadas a los famosos y esta vez le ha tocado a Sergio Ramos, que lo que pretendía que fuera una declaración de su amor hacia Pilar Rubio se convirtió en agitación en la red social por anunciar que estaba comiendo sushi en un restaurante japonés poco después de que Tokio ganara a Madrid la carrera por los Juegos Olímpicos de 2020.

Una vez más, Twitter se erige en el escaparate donde puedes exponerte y salir muy bien parado o, por el contrario, muy mal. Esta vez le tocó a Sergio Ramos, cuya inocente declaración de amor en la red social hacia Pilar Rubio se convirtió en un tremendo maremagnum de críticas de sus detractores y de mensajes de apoyos de sus fans.

“Mundo sushi en la mejor compañía. Gracias por hacerme tan feliz. TQ”, escribía Pilar Rubio en su Twitter, además de subir una foto a Instagram de ella con Sergio Ramos durante una cena muy romántica en un restaurante japonés. El futbolista del Real Madrid le devolvió rápidamente el cumplido a su novia con el mismo o más cariño: “Aficionándonos al sushi con una de las personas más importantes de mi vida. Tq…”.

Publicidad

Y para qué queremos más. Los comentarios parece que hirieron la susceptibilidad de aquellos aún estupefactos por la inesperada (e injusta, según la opinión generalizada) eliminación de la candidatura de España a los Juegos Olímpicos de 2020, cuya elección recayó finalmente en Japón. La pareja, totalmente ajena a este detalle y con el aval de que a lo largo de la tarde el madridista había deseado suerte a la delegación española en su Twitter, se vio acribillada con toda clase de chuflas, fotomontajes y chistes.

Lo más popular

Sea como fuere, lo importante para la pareja es que ya hace casi un año desde que comenzaron una relación por la que muy pocos apostaban en serio en un principio. Ella, que diseña colecciones de ropa, forma ya parte del ámbito familiar de Sergio Ramos, donde ha sido recibida como la novia perfecta para el futbolista y que la ha acogido con los brazos abiertos en aquellas celebraciones en las que está presente, que cada día son más frecuentes.