Iker Casillas, "happy" con su novia Sara Carbonero y su futuro bebé

Una imagen vale más que mil palabras y, como ejemplo, esta foto que ha subido Iker Casillas, nada dado a mostrarnos su vida privada, con la embarazadísima Sara Carbonero y una sola palabra para describir su estado: "#happy".

Lo más popular

No cabe duda de que la gran noticia que le dio su novia, Sara Carbonero, hace unos meses de que esperaba un bebé le ha cambiado la vida al popular guardameta del Real Madrid y la selección española. Ni su larga suplencia en el conjunto madridista que comenzó la temporada pasada con José Mourinho y continúa en la presente con Carlo Ancelotti ni la mala suerte de volver a lesionarse en un lance, otra vez, con un compañero cuando recuperaba la titularidad en el último partido de Champions han modificado un ápice el momento dulce que vive Iker como futuro padre.

Publicidad

Así lo dejó patente este viernes 20 de septiembre en el que subió a su cuenta de instagram (ikercasillasoficial) esta foto con su embarazadísima novia dándole un cariñoso beso en la cabeza sobre sus rodillas y una expresión de máxima felicidad. El guardameta internacional acompañó la imagen con una lacónica y simple, pero muy significativa, etiqueta: #happy. Feliz se confiesa el portero, pese a los imprevistos, ante la llegada de su bebé.

Lo más popular

Hace unos días pudimos ver a Sara luciendo tripita en el 20 aniversario de Women's Secret, firma de la que la periodista es imagen y que lanzaba una colección especial. La guapa presentadora confesó allí que ''la noticia del embarazo nos llenó de felicidad porque los dos queríamos ser padres. Iker y yo teníamos muchas ganas''.

Aunque todo apunta a que el bebé nacerá en España, cabe la posibilidad de que sea fuera de nuestro país si el portero decide cambiar de aires en el mercado invernal con destino a un club europeo en el caso de que se mantuviera su suplencia. 

Sea como fuera, Casillas, el Ironman de nuestro fútbol, como publica en otras fotos de Instagram para demostrarnos que está OK y al cien por cien para luchar por su vida y por su trabajo, se muestra inmensamente feliz.