El hijo de Terele Pávez: ''Me ha llenado de amor para diez vidas''

Carolo Ruiz habla de la inesperada muerte de la actriz y de cómo está viviendo este duro momento.

Lo más popular

La repentina muerte de Terele Pávez, de 78 años, a causa de un derrame cerebral ha sacudido a sus familiares y amigos. Especialmente consternado se encuentra su único hijo, Carolo Ruiz, fruto de su relación con el editor José Benito Alique. El hijo de la actriz, ya sea a través de una serie de vídeos colgados en sus redes sociales o por declaraciones a los medios congregados a las puertas del tanatorio de San Isidro, ha narrado cómo está viviendo este duro momento de luto.

Publicidad

"Me siento totalmente privilegiado de haber compartido 44 años de su vida. No podría explicarla con detalles. Ella fue un caos capaz de generar un parque de atracciones. Es inexplicable. ¿De verdad he tenido esta madre? Me lo creo porque lo he vivido", afirmó.

Lo más popular

Carolo asegura estar "desbordado" por todas las muestras de cariño recibidas y bendecido por el amor infinito que recibió de ella. Y es que, según sus palabras, Terele le "ha llenado de amor para diez vidas".

Como homenaje a la artista, lo mejor que se puede hacer es "ser felices con cada instante de vuestra vida. Con este dolor tan grande, ser feliz y disfrutar de tener esta vida que me dio ella para poder sentir estas cosas, para poder tener algo tan hondo".

Sobre las causas de la muerte, señala que su madre estaba últimamente "flojita" a causa de la edad y la diabetes que padecía. "Fue una cosa muy rápida, yo estaba en mi cuarto y en un momento dado la vi caída del sofá. Empezaba a paralizarse y no era un resbalón normal. Hablaba raro, se le estaba paralizando la cara", recuerda.

Además, el también actor ha recordado una emotiva anécdota protagonizada por la musa de Álex de la Iglesia. "Lo mejor que puedo contar ahora mismo es que, una vez en un momento muy, muy delicado para ella, no estaba nada bien, lo estábamos pasando muy mal, alguien le preguntó "¿cómo te encuentras ahora?", y ella me miró, la miró y dijo: "¿que cómo estoy? Fíjate si estoy bien que tengo sentimientos". Por apenado que uno esté, es maravilloso poder sentir. Sed felices. Sonreídla. Sonreíros. A mí me vais a tener por aquí un rato más. Nos vemos por la vida. Gracias de corazón", sentencia.