Miguel Bosé, extorsionado tras ser víctima de un ciberataque

El artista denuncia haber sido víctima de una extorsión de 60.000 dólares a cambio de unas fotos de sus hijos.

Lo más popular

Miguel Bosé ha sido víctima de un ciberataque. El cantante ha denunciado haber sido extorsionado a través de unos mensajes procedentes de unos desconocidos, que le exigen 60.000 dólares a cambio de unas fotografías en las que aparecen sus hijos.

Fue la semana pasada cuando el artista acudió a comisaría para denunciar este hecho. Bosé llevaba sufriendo este chantaje económico durante horas en su teléfono móvil, donde recibió varios correos y mensajes de Whatsapp.

Publicidad

Miguel asegura en su declaración que comenzó a recibir los avisos el pasado 7 de agosto, en éstos le pedían la cantidad anteriormente indicada -60.000 dólares- a cambio de mantener en la intimidad las imágenes de sus pequeños.

Al parecer, las fotos son del verano de 2016, cuando Bosé y sus hijos disfrutaron de una estancia en el parque Disneyland Anaheim
de Los Ángeles (Estados Unidos), a cambio de que el hijo de Lucía Bosé fuese imagen del lugar. Una de esas instantáneas en las que aparecen sus hijos, y que fueron tomadas con la condición de que las copias fuesen destruidas por la empresa, fue publicada por el propio
cantante a través de sus redes sociales. En ella no mostraba el rostro de sus
pequeños, ya que aparecían de espaldas: "Disfrutando con mis hijos de
#Disneyland el #LugarMásFelizdelMundo os lo recomiendo! Una pasada!!!"

Lo más popular

Disfrutando con mis hijos de #Disneyland el #LugarMásFelizdelMundo os lo recomiendo! Una pasada!!!

A post shared by Miguel Bosé Oficial (@miguelbose) on

En los mensajes, el artista era
amenazado por estos chantajistas con vender a una revista las imágenes, si no cedía a pagar la
cantidad reclamada
.

"Estimado Miguel Bosé,
le escribimos con relación a unas fotos que nos hicieron llegar a nuestra
redacción que intentan vendernos… y a ver si nos daría la misma entonces considerar
comprar las fotos", recogía el primer correo que recibió el cantante.

Horas más tarde, y desde una
dirección de correo electrónico distinta, Miguel veía otro mensaje en su buzón:
"Señor Bosé, tenemos entendido que una reportera entró en comunicación con
usted en relación a unas fotos que estamos queriendo vender a esta publicación,
si tiene una mejor oferta… tenemos una oferta inicial de 60K USD (60.000
dólares) por todas las fotos. Eso nos ofrece… tenemos más fotos estas de
Disney, otras en un jardín… usted diga qué quiere hacer…" […] "Queremos una
respuesta rápida", escribían con el fin de lograr su objetivo.

El intérprete evitó
responder a estos mensajes, por lo que los extorsionadores comenzaron a contactar
con él a través de Whatsapp
: "Nos estamos cansando de no tener una respuesta".
Su abogado también recibió mensajes en su teléfono: "Queremos
negociar, queremos que sea rápido ¿qué piensa hacer?" En los textos incidían en tener una respuesta inmediata.

La paciencia de Miguel Bosé se acabó al recibir a través de esta aplicación de mensajería instantánea las amenazas, por lo que decidió poner en manos de la policía la investigación, con el fin de que se esclarezcan los hechos.