La emotiva carta de despedida de Juan Peña a su suegro, Dámaso González

​​El cantante, casado con Sonia González, ha querido honrar la memoria del torero con unas palabras llenas de cariño y admiración.

Lo más popular

Dámaso González fallecía el pasado sábado a los 68 años a causa de un cáncer de huesos. La repentina muerte del diestro conmovió al mundo del toro y ha dejado destrozada a su familia, sobre todo a sus hijos y a su viuda, Feli Taruella.

Ahora, el cantante Juan Peña, marido de su hija Sonia, ha querido homenajearle con una emotiva carta publicada por Vanitatis. "Has dejado un vacío muy grande, suegro, en esta familia que está rota de dolor, de pena, de rabia, de sufrimiento en el alma en cada una de ellas. Un sufrimiento que solo el tiempo podrá apaciguar muy lentamente y que nunca podrá olvidar. No podrá olvidar porque eres y serás siempre un hombre diez, ayer noté y lo intuía hace tiempo lo querido que eras por todo el mundo", comienza la misiva.

Publicidad

"Todo el mundo habla con cariño, respeto y emoción del gran ser humano que eres. Qué orgullosa está toda tu familia y todos los que te conocíamos de ti, suegro", continúa. Además, cuenta cómo fue su primer día en su casa: "Recuerdo el primer día que entré en tu casa y te miraba con respeto, admiración, apenas hablé en la comida, estaba nervioso, tu hija mayor había conocido a alguien que no conocíais más que de oídas y mi reputación en esas cosas del amor tampoco es que fuese impoluta.
Siempre he sido noble, algo inocentón y quizás también inmaduro. Entrar en vuestro mundo no fue nada fácil para mí, pero qué sencillo me lo pusiste todo, amigo".

Lo más popular

Juan, muy pendiente de su mujer en todo momento, explica de qué manera le ha afectado a Sonia esta repentina pérdida: "Qué rota has dejado a tu hija, amigo, está destrozadita, no sé cómo voy a poder ayudarla a recomponer ese puzzle que ha quedado hecho añicos... Ella te podía llamar al día diez, veinte veces... Era obsesión contigo. Necesitaba escuchar tu voz, te amaba, te quiere por encima de su propia vida. Está llena de dolor, de un dolor que no existe medicina que pueda curar".

El diestro Dámaso González junto a su mujer.

Su hijo Tristán sentía adoración por su abuelo, y Juan se pregunta: "¿Qué le digo, Dios mío? A un ser tan inocente, tan lleno de bondad como la que tenías tú. ¿Qué se le dice a un crío que tres días antes de tu cumpleaños él cumplirá sus dos añitos?" No sabe cómo va continuar sus vidas sin su presencia pero "espero estar a tu altura, ser una pizca de como tú eres y enseñarle a mi hijo tu humildad, tu humildad como ser humano que era infinita".

El cantante se ha despedido, en nombre de toda la familia, con estas palabras: "Siempre estará en nuestros corazones, en nuestra mente, en nuestro alma... Ese alma que ahora tenemos presente cada vez que miramos al cielo[...] Te queremos ahora y siempre".